Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…