Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Posts Tagged ‘Cielo’

Un poco

Posted by rayuelo en 23 marzo 2010

Las incomprensiones más grandes no le vienen a uno de las cosas más gigantescas e inabarcables. No en principio. Vienen del detalle: de una frase, de un recuerdo o de un instante. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in Cine, Cuento, Lenguaje, Música, Política | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »

El país que Obama encontró

Posted by rayuelo en 10 junio 2009

¿Por qué te contemplo? ¿Por qué te toco? ¿Qué busco en ti,
mujer,
que he de apresurarme para estar contigo una vez más?
¿Por qué debo sondear nuevamente tu nada abisal
y extraer nada más que dolor?
Fijamente, fijamente miro tus ojos acuosos; pero no quedo más
convencido
Ahora que alguna otra vez
de que sólo son dos espejos que reflejan la luz del
firmamento,
eso y nada más.
Y aprieto tu cuerpo contra mi cuerpo como si esperara abrirme
una brecha
directamente a otra esfera;
y me esfuerzo por hablar contigo con palabras más allá de mí
palabra,
en las que todas las cosas son claras,
hasta que exhausto me hundo una vez más en tu nada abisal
y la fría nada de mí:
Tú, riendo y llorando en este cuarto ridículo
con tu mano sobre mi rodilla;
llorando porque me crees perverso y desdichado; y riendo
por hallar nuestro amor tan extraño;
con la vista mutuamente clavada en una última esperanza,
ciega y desesperada,
de que el mundo entero cambie.

Lee el resto de esta entrada »

Posted in Actualidad, Cine, Historia, Música, Novela, Poesía, Política | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »

Triángulos

Posted by rayuelo en 23 abril 2009

Tras la “quijotada”, una “rayuelada”. El desorden aparente (desorden al fin y al cabo) de “Rayuela” hace que nos encontremos capítulos de repente que nos trastocan la manera lógica que tenemos de leer una novela: queremos fluidez, queremos entender, queremos misterio a la vez y sobre todo queremos que todo tenga un fin. Oliveira amaba a La Maga más que nada en el mundo pero busca refugio (por miedo, por deseo simple, por orgullo, por hijoputa) en Pola, una amante que intenta hacer a imagen y semejanza de “su” uruguaya; a la que no sabe como consolar por un acontecimiento ocurrido capítulos atrás… Y que otro día saldrá a la palestra.

Mientras tanto el Capítulo 103 enterito: Lee el resto de esta entrada »

Posted in Ciencia, Lenguaje, Novela, Psicología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

Quijotada 3ª: La mujer Cervantina

Posted by María en 22 abril 2009

Parece ser que a Cervantes, tras la publicación y recepción de la primera parte del Quijote, le molestó sobremanera que cierta parte de la crítica le tildara de “gracioso”, hombre con humor. El Quijote no era una historia graciosa, y él menos, la vida pesaba demasiado. Este texto es una demostración de cómo debajo de la burlesca y en cierto modo sí, graciosa, historia de Don Quijote, se esconden denuncias de mucha actualidad, en este caso por boca de una mujer:

Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos. (…). A los que he enamorado con la vista he desengañado con las palabras. Y si los deseos se sustentan con esperanzas, no habiendo yo dado alguna a Grisóstomo ni a otro alguno, en fin, de ninguno de ellos bien se puede decir que antes le mató su porfía que mi crueldad. Y si se me hace cargo que eran honestos sus pensamientos, y que por esto estaba obligada a corresponder a ellos, digo que, cuando en ese mismo lugar donde ahora se cava su sepultura me descubrió la bondad de su intención, le dije yo que la mía era vivir en perpetua soledad, (…) Si yo le entretuviera, fuera falsa; si le contentara, hiciera contra mi mejor intención y prosupuesto.
Quéjese el engañado, desespérese aquel a quien le faltaron las prometidas esperanzas, confíese el que yo llamare, ufánese el que yo admitiere; pero no me llame cruel ni homicida aquel a quien yo no prometo, engaño, llamo ni admito. El cielo aún hasta ahora no ha querido que yo ame por destino, y el pensar que tengo de amar por elección es escusado… Lee el resto de esta entrada »

Posted in Actualidad, Historia, Novela, Sociología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 Comments »

Tormenta de arena

Posted by rayuelo en 21 abril 2009

Tormenta de arena en el Desierto del Neguev, Israel

Tormenta de arena en el Desierto del Neguev, Israel

Cuando el cielo desaparece… Lee el resto de esta entrada »

Posted in Cuento, Filosofía, Fotografía, Geografía, Novela, Psicología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 7 Comments »

Momentos

Posted by rayuelo en 18 marzo 2009

Momento heroico. Dostoyevski, San Petersburgo, Plaza Semenousk. 22 de diciembre de 1849.

En mitad de la noche le han arrancado del sueño,
ruido de sables en las casamatas,
unas voces dan órdenes. Y en la incertidumbre,
amenazadoras y espectrales, se encogen las sombras.
Le empujan hacia adelante. A un pasillo que se abre ante él.
Largo y oscuro, oscuro y largo.
Un cerrojo chirría, suena una puerta.
Después siente el cielo y el aire glacial.
Un carro aguarda, una cripta sobre ruedas,
a la que es empujado con prisa.

Desconozco si conocéis este hecho: Lee el resto de esta entrada »

Posted in Ensayo, Filosofía, Novela, Poesía, Política, Psicología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 7 Comments »

El movimiento brownoideo

Posted by rayuelo en 12 marzo 2009

Julio Cortázar se enfrenta a Benito Pérez Galdós en este capítulo. La Maga es lectora compulsiva de Galdós y Oliveira, en un alarde de intento de aproximación a su amor, fisgonea entre los papeles de La Maga y se encuentra la novela “Lo prohibido” (1883-84) del escritor canario. Mientras la lee… mientras la lee (o intenta leerla) su cabeza está en otro sitio. Acaba por abandonar la lectura. Es un fragmento del Capítulo 34.

¿Alguien pilla el truco? Lee el resto de esta entrada »

Posted in Ciencia, Lenguaje, Novela, Poesía | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 Comments »

Ideas generales

Posted by rayuelo en 26 febrero 2009

La Maga es uno de los personajes más inquietantes con los que me he topado en literatura; quizá el mejor personaje femenino (junto con la gran Lady Macbeth, de Shakespeare). Es ingenua, es transparente, tierna y quizá por todo ello es intimidadora. A mí me gustan un poquito esas mujeres que intimidan… Cuentan que en el París de cuando Cortázar escribió “Rayuela” todas las chicas querían ser La Maga: y no era la más inteligente, ni la más guapa, ni la más atractiva; era otra cosa.

Os dejo con un fragmento del Capítulo 15, que añadiré a las “rayueladas”, donde La Maga, esa uruguaya, cuenta la violación que sufrió con trece años. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Música, Novela, Psicología, Sociología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 Comments »

Sobre el cielo de Afganistán…

Posted by María en 30 enero 2009

Visto que la entrada “amistosa” no triunfó exactamente por ese tema y pensando que será un buen debate vamos a tocar muchos temas con un texto buenísimo. La novela es muy reciente (“Cometas en el cielo” del 2003), el autor afgano-estadounidense, biólogo (como Alfredo al que hoy brindamos un grandísimo felicidades) y médico; su nombre: Khaled Hosseini. Él y su familia sufrieron la invasión soviética en Afganistán, algo que le marcó profundamente, yo no sé si era sensible o no, pero sé que hay cosas en la vida que te hacen ser sensible a golpe porrazo:

¿Me has oído? ¡Nos vamos a América!
Abrí la puerta. Entré en el baño. De pronto me encontré de rodillas, gritando. Gritando entre dientes. Gritando hasta que pensé que se me rompería la garganta y me estallaría el pecho. Posteriormente me contaron que cuando llegó la ambulancia aún seguía gritando…
(…) Estoy dirección al este. Entonces recuerdo que llevo quince años sin rezar. Hace mucho que he olvidado las palabras. En este momento me doy cuenta de que Baba estaba equivocado, de que Dios existe, de que siempre ha existido. Lo veo aquí, en los ojos de la gente de este pasillo de desesperación. Ésta es la verdadera casa de Dios, aquí es donde los que han perdido a Dios vuelven a encontrarlo, no en la masjid blanca, con sus resplandecientes luces con forma de diamantes y sus elevados minaretes. Dios existe y así tiene que ser, y voy a rezar, voy a rezar para que me perdone por haber traicionado, mentido y pecado con impunidad y por volver a Él sólo en los momentos de necesidad; rezo para que sea tan misericordioso, benevolente e indulgente como su libro dice que es. (…)
Escucho un lloriqueo y me doy cuenta de que es el mío, de que las lágrimas que ruedan por mis mejillas dejan mis labios salados. Siento fijos en mí los ojos de todos los presentes en el pasillo y sigo inclinándome hacia el este. Rezo. Rezo para que mis pecados no se hayan apoderado de mí como siempre temí que lo hiciesen” (Págs. 354-355).

Lee el resto de esta entrada »

Posted in Actualidad, Novela, Religión | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 11 Comments »

Los ríos de La Maga

Posted by rayuelo en 29 enero 2009

Para templar un poco los ánimos he decidido optar por lo fácil y; como prometí “rayueladas” pues me parece apropiado el día: que el simple placer de leer por leer es una maravilla que no se puede discutir. Se trata del final del Capítulo 21 y el cultísimo Horacio Oliveira, muchas veces narrador de la acción, piensa que vivir en sencillez es más sano que vivir sabiéndolo todo (o casi todo).

Que en las cosas simples, en lo que decimos: “son simplezas, estorbos, ensoñaciones“; en eso, está la felicidad. Y eso es La Maga. Que lo disfruten. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Filosofía, Novela, Psicología | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 10 Comments »