Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Un poco

Posted by rayuelo en 23 marzo 2010

Las incomprensiones más grandes no le vienen a uno de las cosas más gigantescas e inabarcables. No en principio. Vienen del detalle: de una frase, de un recuerdo o de un instante. De una duda, de un pálpito y de una oportunidad perdida. Del desasosiego, la crueldad y la cobardía. Un tesoro no se descubre por poseer el mapa; hay que descifrarlo.

– Nos veremos en la Cámara de lso Comunes, en la tribuna de invitados…

– Nos veremos en la Cámara de los Comunes pero no ahí, si no en los escaños.

– Sigue con sus actividades feministas… déjelas, no creo que lleven a ninguna parte…

– ¿Está usted seguro, Sir Robert?

– Si.

Que poco conoce a las mujeres. No creo que le vuelva a ver…

– ¿Está usted segura? Qué poco conoce usted a los hombres

David Mamet es un conocísimo escritor americano, también ha trabajado en el cine, como en esta ocasión: “El Caso Winslow” (1999), donde de una niñería, de una cosa sin importancia he podido sacar yo una diferencia bastante buena entre lo justo y la justicia; una ocurre muy poco (lo primero), la otra creemos que está ocurriendo constantemente. Se encarga de las grandes cosas, de las serias, de las que deberían importarnos y de las que yo he desistido entender hasta no saber interpretar una frase en un momento dado, una mirada despistada o una mentira al compás de la ópera.

Para comprender “un poco” (es de lo que se trata) de ópera me basta ver esta escena de “Philadelphia” (1993):

Para lo demás… yo no soy capaz. Supongo que será poco a poco, pero ir detrás de un reguero de garbanzos, como el protagonista del cuento popular, me incomoda. Hoy, y desde hace unos días, me incomoda.

Las mujeres consiguieron penetrar el injusto muro que las hacía no poder participar en política en igualdad de condiciones. El personaje de Mamet lo sabía, el masculino y el femenino: en la película es 1910. Hace cien años. Cuando las diferencias eran más evidentes; lo masculino y lo femenino enfrentado pero buscando un denominador común. No la ópera, no la justicia, no una situación. Buscando comprenderse en el enfrentamiento que supone amar a otro.

Anuncios

2 comentarios to “Un poco”

  1. María said

    Hay cosas que lo único que consiguen es abrir heridas. Hay cosas pequeñas que desconciertan, que uno trata de entender, aunque sea solo un poco, y que llevan a la locura, porque cada vez estoy más segura de que el mundo, de que la vida es indescifrable, y, sobre todo, esos instantes pequeños, porque, al fin y al cabo es de lo que esta hecha la historia, de pequeños instantes que no hay quien entienda.

  2. Vane said

    Detalles … ¿qué seria de nuestra vida sin ellos?… tan indescifrables como la sonrisa de la La Gioconda – Monna lisa … menudo detalle que después de mas de 500 años sigue cautivando miradas.

    “Que poco conoce a las mujeres. (…) Qué poco conoce usted a los hombres…” Que poco conoce a la Monna Lisa…ESA ES LA AVENTURA! intentar descifrar todos los días ese mapa ….

    El problema no esta en el “Mapa” y lo “jodidamente” complicado que es!, el problema esta en nuestra intolerancia a la frustración, miedo a equivocarnos, a enfrentarnos…. viejas heridas? incomodan? están ahí, estas deben cicatrizar .. no desaparecer …cicatrizar dejando en nosotros una marca .. una marca de guerra en la que salimos airosos!!! eso es vivir .. eso es amar … y bueno para terminar ya … cito a Madre Teresa de Calcuta: “El amor, para que sea auténtico, debe costarnos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: