Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Laureaniño

Posted by rayuelo en 17 marzo 2010

El idiota: ¡Hou, Hou!

Miguelín: Bebe, Napoleón Bonaparte.

El soldado: Píntale unos bigotes como los del Cáiser.

Miguelín: Voy a afeitarle una corona.

La Tatula: Tienes ideas del pecado

El idiota es Laureano, un enano lisiado que hace de atracción de feria para sus amos. Es también el eje de la fantástica obra de teatro de “Divinas palabras; Tragicomedia de aldea” (1909), del maestro Valle-Inclán.

La niña: ¿Quiéres pan de la fiesta, Laureaniño? ¿Y un melindre?

El idiota: ¡Releche!

La Tatula: Se encandila viendo a la rapaza. ¡Es muy pícaro!

Como veis solamente habla con onomatopeyas y a mí se me parece en esta escena a “un cristo”, verdaderamente. De risas y juegos. Ofrecimientos y locuras. Según lees visualizas su muerte: embraigado y reventado. Verdaderamente: un cristo moderno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: