Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Bird

Posted by rayuelo en 21 enero 2010

Forrest Whitaker es Charlie Parker, el saxofonista mejor de la historia

Tienen poco que ver salvo el personaje pero la última semana le eché un ojo a la película “Bird” (1988) de Clint Eastwood (que a sus más de 80 años sigue haciendo el mejor cine americano, manda huevos, guste o no) y a pesar de ser larguísima, meticulosa e infernal, pude comprender que la genialidad es una tara para conseguir ser normal: y luchamos por ello. La película vale la pena por la extraordinaria interpretación de Forrest Whitaker; un actor infravaloradísimo.

Enlazo con la “rayuelada” anterior porque Julio Cortázar también se fija en Charlie Parker (el saxofonista en la que está basada la peli de Eastwood) para describir el París de la huida a ninguna parte de la genialidad. Lo hace en el cuento “El perseguidor” (1959), retratando la incoherencia de la vida contemporánea llevada al límite. ¿De qué se trata? De entendimiento

Dédée y Art Boucaya han venido a buscarme al diario, y los tres nos hemos ido a Vix para escuchar la ya famosa -aunque todavía secreta- grabación de Amorous. En el taxi Dédée me ha contado sin muchas ganas cómo la marquesa lo ha sacado a Johnny del lío del incendio, que por lo demás no había pasado de un colchón chamuscado y un susto terrible de todos los argelinos que viven en el hotel de la rue Lagrange. Multa (ya pagada), otro hotel (ya conseguido por Tica), y Johnny está convaleciente en una cama grandísima y muy linda, toma leche a baldes y lee el Paris Match y el New Yorker, mezclando a veces su famoso (y roñoso) librito de bolsillo con poemas de Dylan Thomas y anotaciones a lápiz por todas partes…

Y entonces ha entrado Johnny y nos ha pasado su música por la cara, ha entrado ahí aunque esté en su hotel y metido en la cama, y nos ha barrido con su música durante un cuarto de hora…

De la frustración también. Como en “El Castillo” (1922) de Franz Kafka: el querer entrar a lugar donde no sabemos qué hay.

Pero hay que entrar.

¿Quién lo manda?

porque lo que para él es fracaso a nosotros nos parece un camino, por lo menos la señal de un camino…

Anuncios

3 comentarios to “Bird”

  1. María said

    Fenómeno. Claro que hay entrar. No voy a volver a hablar de entendimiento, largo y tendido ya se trató, pero sí de frustración. Porque hay caminos que evitamos, sin saber por qué del todo, al fin y al cabo nadie puede saber exactamente qué se va a encontrar, porque el futuro no existe (¿o sí?).
    A mí hay una cosa de la vida que me llama profundamente la atención: el miedo que le tiene el hombre a la frustración, y las maravillas que salen de la misma. No sé por qué será, pero las cosas más bellas suelen salir precisamente de las situaciones más frustradas.
    Y sí, hay que entrar, claro que hay entrar, no sé quién lo manda, el ser humano es muy complejo y muy simple, hace las cosas y deja de hacerlas y no puede dar una explicación, porque seguramente no la hay. Nadie te lo manda y a la vez todo te lo manda, se trata de seguir el instinto, al fin y al cabo el hombre se salvaría de mucho si siguiera un poco su parte de animal…

  2. rayuelo said

    El tiempo no existe. Mil veces lo he dicho ya aquí… jejeje

    Yo veo contradicciones en el tema: por otra parte normales. Charlie Parker, o Jonny en el cuento de Cortázar, son dos genios reconocidos; por su grupo de amigos, por la crítica general y por ellos mismos. Al genio las cosas le salen solas: luego depende de lo fuerte que sea para soportar ciertos excesos, ciertos sentimientos de superioridad o ciertas frustraciones. PERO LO DE ENTRAR Y SALIR LES SALE SOLO.

    A quien le cuesta es a las personas normales, dudosas y, como dice María, cada vez menos animales. Menos instintivas. MÁS RAZONABLES: como explicaba la rayuelada anterior. Por eso se dice en el cuento: para lo que él era una frustración para nosotros era el camino a seguir. QUÉ AFIRMACIÓN, qué afirmación.

    ENTRAR, María, también significa entrar por el aro. Eso para Kafka…

  3. María said

    ¿Entrar por el aro significa bajar la cabeza? Llevo tiempo reflexionando acerca de un tema relacionado, a ver si me animo y escribo una entradilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: