Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Un mundo alucinante

Posted by rayuelo en 16 noviembre 2009

Los niños que pintaron este estupendo cuadro que ilustra la entrada lo llmaron "Círculos bailarines"

Los niños que pitaron este cuadro estupendo que ilustra hoy la entrada lo llamaron "Círculos bailarines". No se me ocurre otra cosa mejor

Ya todos hemos oído hablar de Heráclito: el río y ese imposible de bañarse en él más de una vez. Siempre diferente y transformado. Pero las cosas no pasan tan fácilmente: vuelven. Nuestra historia, la Historia, no es lineal; aunque así la estudiemos. La Historia, nuestra historia, se convierte en sucesivos pequeños círculos: algunos tienen puntos en común, algunos un mismo centro; pero no vamos hacia adelante.

Ni falta que hace.

Y es asi
justo como dijiste que debía ser
nos olvidamos de la brisa
La mayoría del tiempo
Y es asi
el agua más fria
la hija del trompetista
la niña denegada

No puedo quitar mis ojos de ti…

Se afirma, y es difícil ponerlo en duda, que esa linealidad vital nuestra se confirma con la muerte: hay un final. Los versos anteriores forman parte de una bellísima canción de Damien Rice, “The Blower´s daugther”, que forma parte de la BSO de una película sobre la inconformidad del ser humano en su contexto cultural y de cuanto nos cuesta lidiar con la felicidad. La película es “Closer” (2004), de Mike Nichols. Uno de los protagonistas es cronista fúnebre en Londres y el relato de su trabajo está muy bien explicado en este artículo genial: Elogios fúnebres.

Olvidamos pues los detalles que se le olvidan a la Historia y siempre nuestra historia aparece como un muro que atravesar. Es ese trabajo justo antes de morir el que nos debe redimir: ésto es falso. Pero así pensamos. Porque existe la Historia y las cosas pasan, ocurren y las terminamos aceptando.

Reinaldo Arenas lo dijo así:

Por eso siempre he desconfiado de lo “histórico”, de ese dato “minucioso” y “preciso”. Porque, ¿qué cosa es en fin la Historia? ¿Una fila de cartapacios ordenados más o menos cronológicamente? ¿Recoge acaso la Historia el momento crucial? Los impulsos, los motivos, las secretas percepciones que instan a un hombre, no pueden aparecer recogidos por la Historia.

La Historia recoge la fecha de una batalla, los muertos que la ilustraron, es decir, lo evidente. Resumen lo fugaz. Muchas veces sólo el efecto, nunca la causa. Prefiero buscar en el tiempo: incesante y diverso. En general, los historiadores, ven el tiempo como algo lineal, ¿con qué pruebas? ¿Con el elemental razonamiento de que milquinientos fue antes que la decapitación de María Antonieta? Como si al tiempo le interesara eso: la cronología y el progreso. No. Hay que encontrar pues, en el tiempo, a ese personaje auténtico, desgarrador e intemporal (y por tanto actual); su condición infinita. Haya existido o no.

Infinito, y no histórico, es Aqulies con su cólera y su amor. También Cristo con su impracticable filosofía. Lo diga o no la Historia. Estas metáforas pertenecen a la eternidad. Creo que lo infinito no es lo lineal ni lo evidente…

Es parte del prólogo de su libro, siempre perseguido en Cuba, “El mundo alucinante” (1966). Cuenta la historia de un fraile que el autor considera fundamental para la independencia americana de todo el imperialismo. La cuenta como fue, como pudo haber sido y como al autor le hubiese gustado que fuera.

Nota: escuchad la canción.


Anuncios

19 comentarios to “Un mundo alucinante”

  1. slumdar said

    diosss¡¡¡, cuando me recupere del tema …lo intento

  2. María said

    No recuerdo bien quién, sé que es juez, argentino, y está a cargo de los llamados “juicios de verdad” que se están produciendo en Argentina a día de hoy a causa de la dictadura de los 70. No buscan condenas, sino la verdad, nada más que la verdad de lo que ocurrió, algo interesante y con gran valor.
    El caso es que este hombre, del cual no recuerdo el nombre, afirma que mientras la Literatura no se encarge de ciertos acontecimientos, es decir, que mientras ciertos sucesos de la Historia no pasen a la Literatura, jamás llegarán a pasar a formar parte del imaginario social, de la memoria colectiva. Pasará el tiempo y serán olvidados.
    Quizás esto es cierto, porque novelar ayuda a crear un imaginario de ciertos acontecimientos, un imaginario que persiste. Cuando pensamos en la Edad Media, todos vemos El nombre de la rosa, con Sean Conery incluso. Ése es el imaginario que tenemos, poco más sabemos.
    En cierto modo, la Historia es fría, muy fría, no tiene sentimientos, narra una linealidad, sí, pero¿acaso el tiempo no es lineal? ¿Existe el tiempo? ¿Qué es verdaderamente la Historia? Si la Historia tiene que ser objetiva entonces es fría, tendrá que ser otro arte el que se encarge de poner la vibración…
    No sé, quizás me he liado un poco…

  3. leslie said

    la verdad lo le

    entendi nada

  4. Apache said

    Los placeres y los días es un grito y nadie puede oirlo…
    Y a veces, y no pocas, cuando se oye, nadie puede entenderlo…
    El idioma castellano debe contener más de un millón de palabras con las que hacernos entender y sería una pena la falta de capacidad para expresar lo que queremos disponiendo como disponemos de tan extenso patrimonio gramatical.
    La cuestión es: si gritamos y nadie nos oye… y cuando se nos oye nadie nos entiende… ¿para qué gritamos? Sería más adecuado guardar un noble silencio.
    Gritemos, sí, pero para que nos oiga y nos entiendan desde los eruditos hasta los trabajadores del gremio de las gasolineras.
    De no ser así, gritamos para nada.
    Esto es solo una sugerencia, aunque me temo que, al igual que los placeres y los días, es un grito y nadie puede oírlo, y si se oye, nadie hará puñetero caso.
    Ah, demonios, me hago mayor, y sois todos tan jóvenes…
    Algún día comprenderéis la total futilidad de la especulación filosófica.
    Por favor, no interpretéis estas palabras como las pronunciadas por alguien que mira desde lo alto de la cima de la montaña. Nada más lejos de la realidad. Como os digo, solo es una sugerencia.
    Por mi parte, como ya me hago mayor y no tengo tiempo que perder, me despido de vosotros hasta siempre.
    Ha sido un placer. Espero encontréis la verdad que buscáis a través de este espacio. María, desde luego, no iba muy descaminada en su entrada ¿es mentira que…?
    Un cálido abrazo a todos.

  5. Dani said

    Leo con profundo dolor de corazón tanto lo que dice Reinaldo Arenas como lo que dice María, opiniones que estoy seguro son compartidas por una inmensidad.
    Dolor de corazón por un lado por el pésimo trabajo de divulgación que hacemos los historiadores al ver que la gente sigue pensando lo mismo de nuestro trabajo. Dolor de corazón, por otro lado, precisamente por que la gente siga pensando lo que piensa sobre qué es la historia (nunca Historia, por favor).

    La historia de la que habla Reinaldo Arenas se hizo en otro tiempo, y no hablo de las crónicas medievales ni modernas. Se hizo hace bastante poco, en el siglo XIX, cuando la historiografía comenzaba a formarse como disciplina, como “ciencia”. Es lo que se conoce como la escuela positivista, que si bien introdujo grandes avances en aspectos como el estudio riguroso de fuentes, el trabajo metodológico, etc., no dejaba de ser una historia narrativa, cronológica, política y militar, “la historia de los grandes hombres”.

    Hoy, en el año 2009 de nuestra era, una masa incontable de personas siguen pensando que la historia y el trabajo de historiadores es eso, se ahí la amarga pena que he querido expresar.

    Sin embargo, ya en 1929, dos historiadores llamados Marc Bloch y Lucien Febvre, franceses, fundaron la escuela de Annales, pretendiendo romper con la tendencia historiográfica predominante, el positivismo, a cuya cabeza se encontraba la escuela alemana. Estos buenos hombres cambiaron radicalmente tanto el concepto de la historia como la metodología de construirla, además de dejarnos unas prfundísmas reflexiones sobre la figura metafísica del historiador. Se dieron cuenta de cosas absoutamente básicas imprescindibles para cualquier historiador actual, como por ejemplo el hecho de que la historia se hace desde el presente, cosa que nunca se debe de olvidar y que a la vez consigue la maravillosa realidad de que la histoira nunca que dará acabada, siempre será infinita (necesitaría muchísimo para explicar esto y ahora no viene al caso)
    Las dos obras fundamentales de estos hombres son: de Bloch, Apologie pour l’Historie ou Métier d’historien. de Febvre, Combates por la historia.
    La primera de ellas merece una especial mención; obra incacabada ya que Marc Bloch fue fusilado por su origen judío en 1944 por las autoridades nazis de la Fracia ocupada. La obra es una recopilación de los escritos que pudo elaborar en un campo de concentración. En esas circunstancias éste hombre cogió un lapicero y comenzó a escribir sus refñexiones sobre la historia. Su amigo Febvre pudo hacerse con esos escritos y los publicó en 1949.
    La mejor versión española es la del Fondo Económica, traducida por Max Aub, aunque le ha puesto un título fatal traducido: Introducción a la Historia.
    Si la leeis es muy posible que lloréis y que dejéis todo lo que estáis haciendo para dedicaros a la historia.

    Lo que aportaron estos hobres, y su escuela que aún sigue existiendo a pleno rendimiento, ha quedado ya más que asumido e incluso superado, pero marc un hito absolutamente fundamental para nuestro hacer.
    Otras escuelas y autores han aportado múltiples elementos más o menos válidos, como los marxistas británicos, los estructuralistas, la microhistoria (Carlo Guinzburg: “El queso y los gusanos”, espectacular), el giro lingüístico, la historia cultural, la historia social, el postmodernismo, etc.

    En suma, se ha ido consumando una historiografía absolutamente distinta a la que piensa tanta gente, aunque en las librerías muchas veces sólo mierdas, puros panfletos cutres en los que los periodistas tienen un marcado protagonismo y donde el positivismo sigue más vigente de lo que parece. Hay libros buenos, pero algo econdidos, a parte de que la historiografía de verdad se encuentra sobre dodo en reviestas de publicaciones periódicas (no penséis que son las que se ven en los quioscos ¡por favor!). Vamos, que la historia no es lo que dice Reinaldo Arenas:

    Dice: “¿qué cosa es en fin la Historia? ¿Una fila de cartapacios ordenados más o menos cronológicamente? ¿Recoge acaso la Historia el momento crucial? Los impulsos, los motivos, las secretas percepciones que instan a un hombre, no pueden aparecer recogidos por la Historia”.

    Cómo me duele. Porque precisamento, lo que queremos encontrar es lo que dice que no podemos regoger, justo eso.

    Sigue: “La Historia recoge la fecha de una batalla, los muertos que la ilustraron, es decir, lo evidente. Resumen lo fugaz. Muchas veces sólo el efecto, nunca la causa. Prefiero buscar en el tiempo: incesante y diverso. En general, los historiadores, ven el tiempo como algo lineal, ¿con qué pruebas? ¿Con el elemental razonamiento de que milquinientos fue antes que la decapitación de María Antonieta?”

    No hace falta que siga, pero este hombre está totalmente equivocado, partiendo desde el principio, desde su idea de la historia.

    NO voy a seguir aunque quisiera no parar. Acabo con una idea fundamental de Marc Bloch, muy bien ampliada un poco más tarde por Febvre: la historia estudia el hombre, le interesa el hombre, como sujeto singular o como colectivo, pero el hombre (se entiende que me refiero a ambos sexos, claro). Eso sí, centrandose en una categoría particular, en el tiempo: el hombre en el tiempo. Es decir, en el cambio y en sus permanencias, en las estructuras y en los procesos. Tiempo lineal o cíclico, pero tiempo, cambio. Cómo el hombre ha vivido en unas circunstancias y adaptándose o enfrentándose a ellas de diferentes maneras según el momento.
    Y de esa actividad ha dejado muchas huellas, en lo que llamamos FUENTES (mucho mejor esta palabra que “documentos”), entre las que también se encentran la literatura o el arte, que, aunque no lo creáis son muy utilizadas por varios historiadores aunque de un modo particular, claro (por ejempo, una novela siempre nos dirá mucho más del momento en que fue escrita que de el momento en el que el autor la ambienta, aunque sea en la Edad Media).

    Tenemos mucho de que hablar, creo.

  6. Dani said

    También se me olvidó hablar de lo irracional, que aunque tampoco os lo creáis ha ganado muchísimo peso para la historia. El hombre actúa en multitud de ocasiones por impulsos irracionales, no sólo por respuestas de supervivencia ante las distintas circunstancias.

    E. P. Thompson, ya en el año 63, en su principal obra, La formación de la clase obrera en Inglaterra, analizó este fenómeno desde el punto de vista recién explicado. NO lo estudió al estilo clásico de lucha de clases por las injusticias y la situación precaria de los trabajadores en los comienzos de la industrialización británica. Buscó el origen de la conciencia de clase de los trabajadores en cosas que no se habían tenido en cuenta antes: los factores irracionales que son los que soelen dar cohesión a un grupo. De tal modo que ser proletario es pertenecer a una cultura determinada, que quiere significarse como distinta, pero que es en realidad una construcción cultural, aunque sin dejar de ser una realidad social.
    Mucho se ha seguido avanzando en ese sentido en la historiografía.

    Maravilloso, ¿verdad?.

  7. María said

    La canción es impresionante, todo hay que decirlo. Vamos a ver. Quizás me pasé con la afirmción de que la historia es fría. No pongo en duda que la historiografía avance, que sea una ciencia que se centre en el ser humano (al fin y al cabo es él el que construye la historia). Pero sí es cierto que no recoge lo fugaz, un impulso, aquello que no causó nada, que no movió nada, que no significó nada en el tiempo… El tiempo, hay qué ver, que cosa tan complicada. Ni siquiera sé si existe, empecemos por ahí. De momento lo que aceptaremos todos supongo es que es un invento del hombre para organizar. Que el hecho de que se haya inventado signifique que existam sí pero no. Que existiera antes de inventarlo,quizás. Tampoco eso es importante ahora.

    Al caso. La historia se mueve en la linealidad: algo empieza y termina, un acontecimiento, después otro, luego otro, y alguno que otro simultáneo. ¿Y lo eterno? ¿Dónde se recoge? Algo histórico es algo que tiene un principio y un final dentro de una linealidad. Algo eterno e infinito no, y quizás el hombre esté creado justamente para eso, para la eternidad, ¿entonces?
    No digo que la historia no sea válida,es un servicio y muy útil. La historia necesita al hombre y el hombre a la historia, pero hace falta algo más. Algo que recoja lo fugaz, lo minucioso, y sobre todo, lo eterno. Aquello que rompe ese muro del tiempo, invención que a veces se vuelve en nuestra contra, que se convierte en muro sí.

  8. Cartagena said

    No estoy segura de haber comprendido el contenido del tema, me resulta un tanto ambiguo. Y me he perdido ya del todo con Dani, de estas veces que lees pero sabes perfectamente que sólo estás mirando palabras unas detrás de otras….jejeje.

    María, dices: lo fugaz, lo minucioso, lo eterno, ¿a qué te refieres con eso? Pienso que tal vez eso es imposible de recoger en una narración, porque está en cada persona y es muy complicado de explicar; se siente más de lo que se piensa. Pero bueno, eso es a lo que se dedican los filósofos, no?

    ¡A ver si me esclareceis algo sobre este tema!

  9. Daniel said

    Estoy de acuerdo con Cartagena en que no estoy siguiendo muy claramente el hilo de este tema.

    Decía Apache
    El idioma castellano debe contener más de un millón de palabras con las que hacernos entender y sería una pena la falta de capacidad para expresar lo que queremos disponiendo como disponemos de tan extenso patrimonio gramatical.
    La cuestión es: si gritamos y nadie nos oye… y cuando se nos oye nadie nos entiende… ¿para qué gritamos? Sería más adecuado guardar un noble silencio.
    Gritemos, sí, pero para que nos oiga y nos entiendan desde los eruditos hasta los trabajadores del gremio de las gasolineras.
    De no ser así, gritamos para nada.

    Yo creo que esto es esencial, es necesario hablar al nivel y lenguaje de aquellos a los que quieres llegar. Hablar con sencillez aún a riesgo de parecer simples.
    Hace poco leí un diálogo entre el filósofo Bertrand Russell y un sacerdote católico contenido en el libro “Por qué no soy cristiano” en el cual discutían acerca de la existencia de Dios. Pues bien, no era un diálogo al alcance de cualquier persona, incluso muchos filósofos tendrían que leérselo dos veces para entender lo que estos dos personajes querían decir. ¿Llegaron a alguna conclusión? Cada cual a la suya… pero nosotros, ni a una ni a otra conclusión. ¿Por qué? Porque no usaban un lenguaje asequible para los lectores.

    Siguiendo un poco los comentarios que ibais haciendo, quisiera detenerme en algunos de ellos:
    ¿Recoge acaso la Historia el momento crucial? Los impulsos, los motivos, las secretas percepciones que instan a un hombre, no pueden aparecer recogidos por la Historia.
    La Historia recoge la fecha de una batalla, los muertos que la ilustraron, es decir, lo evidente. Resumen lo fugaz. Muchas veces sólo el efecto, nunca la causa.
    Personalmente, creo que analizar, por ejemplo, la Primera Cruzada nos llevaría en primer lugar a referirnos a qué es lo que pasó, cuándo pasó y cómo pasó. En algunos casos, en los que se disponga de más documentación se puede llegar a analizar las causas que motivaron éste u otro acontecimiento y se puede narrar con mayor o menor fervor. La historia puede ser apasionante, depende del historiador, no de la historia en sí misma. En otros momentos, si no se dispone de más datos, únicamente podrán especular sobre qué pudo llevarles a tomar esas decisiones. Corresponde a la historia analizar los documentos, las informaciones, rechazar con profunda objetividad todo aquello que carezca de veracidad, que sea falso y aceptar con profunda humildad todos los documentos que realmente hablen de aquel suceso.

    En cualquier caso, la historia es necesaria. Sin la historia, no sé si podríamos considerarnos seres humanos, y me explico. Un hombre que no recuerda nada de su vida pasada, de sus progenitores, de la historia de su familia, o que no tiene capacidad para almacenar en la memoria los recuerdos, que no sabe dónde nació ni qué le ocurrió… generalmente es un hombre peligroso, capaz de cualquier cosa, desarraigado, no tiene nada que perder, y únicamente se importa a sí mismo, puesto que solo su propia existencia actual puede ser comprobada por su percepción.

    Los recuerdos de su vida pasada, de los acontecimientos que marcaron su vida, sus padres, los lugares donde ha vivido, la experiencia de sus abuelos, de sus amigos, sus aciertos y errores, los aciertos y errores de las personas que le rodean o que compartieron con él una parte de su vida… le llevarán a reflexionar sobre el bien y el mal, sobre la verdad, sobre su relación con la realidad que le rodea, en el fondo, le llevarán a madurar, a ser más humano y menos animal, impulsivo y despreocupado.

    ¿Existe el tiempo? Depende de lo que entendamos por él. Si por tiempo entendemos los años, las horas, minutos y segundos, obviamente… no existe por sí mismo, es una invención humana destinada, como dijo María, a ayudar al hombre a organizar y clasificar su vida. Pero el tiempo, como sucesión de acontecimientos, sí que existe. Las cosas pasan y a cada una le sucede otra y así constantemente. Y no tiene por qué ser cíclico, como argumentaba alguno.
    Las religiones antiguas tenían un concepto del tiempo cíclico basado en la propia observación de la naturaleza, donde a la primavera le sucedía el verano, el otoño, el invierno y luego la naturaleza volvía a renacer; o donde el Sol cada mañana salía por levante y viajaba hasta poniente y vuelta a comenzar.
    Sin embargo, el sol que surge cada mañana, no es el mismo sol del día anterior. La primavera que vivimos cada año, no es la misma que la anterior, ni la naturaleza que renace es la misma que la anterior. Es distinta. Existe un ciclo, sí, pero es un ciclo creado por los humanos que asociamos las ideas que se parecen entre sí. La verdadera naturaleza del tiempo es lineal, tuvo que tener un comienzo y, seguramente (aunque no se pueda deducir científicamente), un final.

    PD: A lo mejor algunos dicen ¿y éste de qué habla? xD, eso es seguramente porque no pillé el hilo del tema :-P

  10. Daniel said

    Hay un párrafo que las citas XHTML no lo han colocado bien y se mezcla la cita con mi comentario, es el siguiente:

    Siguiendo un poco los comentarios que ibais haciendo, quisiera detenerme en algunos de ellos:
    “¿Recoge acaso la Historia el momento crucial? Los impulsos, los motivos, las secretas percepciones que instan a un hombre, no pueden aparecer recogidos por la Historia.
    La Historia recoge la fecha de una batalla, los muertos que la ilustraron, es decir, lo evidente. Resumen lo fugaz. Muchas veces sólo el efecto, nunca la causa.”

    Personalmente, creo que analizar, por ejemplo, la Primera Cruzada nos llevaría en primer lugar a referirnos a qué es lo que pasó, cuándo pasó y cómo pasó. En algunos casos, en los que se disponga de más documentación se puede llegar a analizar las causas que motivaron éste u otro acontecimiento y se puede narrar con mayor o menor fervor. La historia puede ser apasionante, depende del historiador, no de la historia en sí misma. En otros momentos, si no se dispone de más datos, únicamente podrán especular sobre qué pudo llevarles a tomar esas decisiones. Corresponde a la historia analizar los documentos, las informaciones, rechazar con profunda objetividad todo aquello que carezca de veracidad, que sea falso y aceptar con profunda humildad todos los documentos que realmente hablen de aquel suceso.

    PD: era solo una aclaración.

  11. Cartagena said

    Entonces hablamos de sociología, no de filosofía. ¡¡Aunque María hablaba de “tiempo” y “eternidad”!!
    En todo caso, estoy de acuerdo con Dani en que la historia es lo que conforma nuestra propia forma de vida. De los errores se aprende y todos sabemos que la historia se repite, pues nuestra mente está llena de las mismas añoranzas, deseos y anhelos, estemos en el siglo XIV o en el siglo XXI.
    Es interesante lo que dices: “La historia puede ser apasionante, depende del historiador, no de la historia en sí misma”. Yo hago hincapié en este aspecto, ya que todo depende de la subjetividad que subyace en cada persona. Me refiero a que, según como se cuente una batalla, por ejemplo, los buenos o los malos serán considerados una cosa o la otra. Está claro que si los americanos quieren contar la batalla de Pearl Harbour, pondrán a los Japoneses como los malos y a los americanos como los damnificados y traicionados.

    Tengo una teoría acerca de la historia, y es que pienso que ha llegado un momento en el que, en vez de ir hacia adelante, vamos a ir hacia atrás, y la historia de los años venideros será una repetición de la que ya hemos escuchado, hasta llegar a la edad de piedra.

    En cuanto a tiempo, creo que ya lo habeis dicho todo. Es un concepto que, aunque a nosotros nos parezca de lo más común, es complicado de entender. De hecho, los niños llegan a comprenderlo cuando ya son muy mayores, cerca de los doce años. Ellos pueden saber lo que es hoy, ayer o mañana, pero no comprenden la continuidad del tiempo y mucho menos la historia o el futuro. Todo está relacionado con la toma de conciencia de las relaciones causales y el concepto de duración…

  12. Dani said

    No habéis entendido nada. Nada de nada.
    Y me duele decir que de los que menos ha entendido ha sido mi novia.
    Lo del Talavante va casi más allá. Por lo que dice me parece que no gha leído mi comentario vamos, pero ni de coña. O a lo mejor me he explicado demasiado mal.
    En fin, creoq eu me resigno a algo que vengo observando desde hace un tiempo. La historia es sólo para los historiadores. Sólo entre nosotros nos entendemos. Los demás o no nos oyen o no quieren oirnos.

    A pesar de resignarme quiero expresar que sigo con un profundo dolor de alma, porque la gente sigue pensandp que la historia son sólo batallitas, guerras, políticos, reyes, grnades hombres, etc.

    Si supieseis lo profunda que puede llegar a ser la historia… Tanto o más que cualquier otra ciencia humana.

  13. Dani said

    POr otro lado, el tiempo existe. No es síolo una invención. Si no existiese no seríamos humanos, seríamos Dios. Y amí me gusta ser humano…

  14. Daniel said

    ¡Sí he leído tus comentarios!

    Pero ya advertí que podía ser que estuviese totalmente perdido xD

  15. Cartagena said

    Yo voy a dejar este tema porque ya habeis comprobado que no sé muy bien de qué estoy hablando. De todos modos, Dani, podrías explicar por qué dices que “la historia no son sólo batallitas, guerras, políticos, reyes, grandes hombres, etc.” y donde está esa profundidad de la que hablas…

  16. María said

    Daniel creo que te equivocas muy profundamente. Hemos entendido, y yo he entendido, pero a lo mejor es que tu punto de vista es diferente al nuestro, o al mío. Si uno tiene una opinión distinta no significa que no ha entendido. Por otra parte, si nadie ha entendido es probable que sea por tu expresión, a lo mejor no ha sido muy claro tu comentario. La extensión no quiere decir claridad (y te lo digo con guiño de novia, que veo todavía que esta tarde me la gano).

    Voy a intentarme explicar yo también, como no sé cómo hacerlo me paso a las mayúsculas:

    LA HISTORIA NO ME PARECE QUE SEAN BATALLITAS, NI GRANDES PERSONAJES, NI FECHAS, NI ESA GRAN CANTIDAD DE COSAS ABSURDAS QUE DURANTE MUCHOS AÑOS NOS HAN METIDO EN LA CABEZA EN EL COLEGIO QUE ERA LA HISTORIA. Y SÍ, ASÍ DE TRISTE HA SIDO, QUE EN LOS EXÁMENES LAS PREGUNTAS ERAN: DIME EN QUE FECHA FUE….
    PERO NO, PARA MÍ LA HISTORIA ES MUCHO MÁS, LA HISTORIA AL FIN Y AL CABO LA CONSTRUYE EL SER HUMANO, Y RECOGE A TODA LA HUMANIDAD. ADEMÁS, EN CIERTO MODO ¿QUÉ ES UN HISTORIADOR SINO UN HOMBRE AL SERVICIO DE ESA HUMANIDAD? O AL MENOS PIENSO QUE ASÍ DEBE SERLO, Y DESTACO LA PALABRA SERVICIO, PORQUE LA HISTORIA, COMO OTRAS ARTES, COMO OTRAS CIENCIAS, NO SON MÁS QUE SERVICIOS PARA EL SER HUMANO, HERRAMIENTAS PARA LA VIDA, CON UN FIN.

    EN ESTA ENTRADA HABLÁBAMOS, O DERIVÁBAMOS, EN LO FUGAZ, HABLÁBAMOS DE LA ETERNIDAD… PARA MÍ ESO NO SE RECOGE EN LA HISTORIA, SON OTRAS ARTES LAS QUE SE ENCARGAN DE ELLO. ESTO NO LE QUITA PASIÓN A LA HISTORIA, QUE ES APASIONANTE HASTA PUNTOS INSOSPECHADOS (TE RECUERDO QUE ESTUVE A PUNTO DE ESTUDIAR HISTORIA, Y ERA POR ALGO).

    Y vuelvo a las minúsculas para pedir a Dani que se explique y “”se disculpe””. Es muy fácil decir que los demás no han entendido nada y no razonar y explicar en qué se está equivocado. Si crees que en algo me equivoco apúntalo; por ejemplo, si crees que la historia no se mueve en la linealidad, en algo con un principio y un final, lo dices y razonas, pero no puedes apuntar que todo el mundo se equivoca sin dar razones. Tus argumentos son muy flojitos, la historia no es para los historiadores, eso es MENTIRA con mayúsculas. Por otro lado me uno a Cartagena para que des una explicación acerca de lo que es verdaderamente la historia, y para eso no hacen falta 20 párrafos, con uno basta, lo bueno si es breve…. ya sabes. Ante todo claridad.

    PD: Dani sabes que en todo lo que pongo hay algo de ironía, no te mosquees pero no has estado muy explícito, y menos brillante. Explícate y luego, cuando se te bajen los humos de leer este comentario (que aunque no parezca va con muchísmo cariño), le invitas a una cocacola a tu novia. ¡Agur!

  17. rayuelo said

    Se ha líado gorda.

    Los datos que aporta Dani (el historiador) muy chulos, magníficos, muy históricos; se nota que defiende a capa y espada lo suyo, como debe ser, por otra parte. Apache, si lees ésto, enviarte ánimo y decirte que no siento perder tu opinión en el blog, al fin y al cabo cada uno tiene la suya, lo pienso así; sinceramente. Se que el blog no es perfecto: hace falta más información y dentro de mis posibilidades, intentaré conseguirla, comprenderla, escribirla y publicarla. Un saludo.

    También creo que no se ha leído nadie el artículo que enlazé en la entrada, el que hablaba del trabajo demencial de un cronista fúnebre. Un trabajo de recabar información sobre una persona ya fallecida o que pronto fallecerá: ESE TRABAJO CONTRARRELOJ ME LLAMÓ LA ATENCIÓN Y POR ESO LO ENLACÉ. Lo consideramos necesario para comprender a un difunto; aunque luego suelen ser piezas muchas veces frías y mecánicas. Pero, a veces, necesitamos ese documento para decir que, un día, existió tal o cual personaje. El recorrido que hizo: SU HISTORIA, sus vicios y sobre todo las COINCIDENCIAS: los puntos que podemos observar que se cruzan con otros puntos de otras vidas, DE SU PROPIA VIDA.

    Reinaldo Arenas hace una crítica a la Historia por su colectividad: SIEMPRE ES COLECTIVA, cuando habla de un individuo habla de un individuo en la colectividad cuando un individuo, un genio individual, está más allá (o debe estar) de la sociedad que le rodea. Por eso pone el ejemplo de un mito (Aquiles) o de personajes como Cristo (del que, como sabemos, hay muy pocas referencias históricas de su tiempo), o de Buda; un mito que parece ser vivió. Son personajes que superan la realidad social en la que, a mí juicio, está instalada la Historia. Porque el Realismo, también en literatura, es todo menos real ya que encasila la realidad y se deja de percibir la realidad completa.

    pd: Dani, no tienes por qué disculparte… jejeje

  18. Apache said

    Rayuelo dijo:

    “Apache, si lees ésto, ENVIARTE ÁNIMO y decirte que NO SIENTO PERDER TU OPINIÓN EN EL BLOG, al fin y al cabo cada uno tiene la suya, LO PIENSO ASÍ; SINCERAMENTE…”

    Un mundo alucinante…

  19. […] esa linealidad vital nuestra se confirma con la muerte: hay un final. Los versos anteriores forman parte de una bellísima canción de Damien Rice, “The Blower´s daugther”, que forma parte de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: