Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Apostemos

Posted by rayuelo en 8 octubre 2009

Apostemos, pues. Hoy se da a conocer (sobre las 13 h.) el Premio Nobel de literatura y aunque este tipo de premios siempre son tachados de “políticos” (¿qué clase de decisión no lo es?) a mi parecer este galardón en concreto ha mantenido en  muchos aspectos seriedad, talento y justicia. El ganador del año pasado, Jean-Marie Gustave Le Clézio, es un autor trepidante y loco con una claridad que marca la diferencia: un Premio Nobel siempre es especial.

Para este año están bien posicionados los de siempre: Amos Oz, Joyce Carol Oates, el infumable Mario Vargas-Llosa y el infladísimo por la crítica Philip Roth. Esto, claro está, entre otros. De habla hispana aparecen nombres como Delibes, Luis Goytisolo o Javier Marías (nada menos) cuando a quien deberían darle, si acaso, algún premio sería a Francisco Ayala. Más segura será la opción por Carlos Fuentes o Ernesto Sábato. Como a mí me entusiasma perder malgastaría mis ahorros en una casa de apuestas británica por Thomas Pynchon, que ya tiene entrada aquí.

Y hay un poeta que defiende la poesía como a la patria de cada uno: se llama Ali Ahmad Said pero todo el mundo le conoce por Adonis. Interesado por él he encontrado numerosos poemas, cortitos e intensos, pero como eso podéis hacerlo también vosotros en la red os propongo un artículo suyo sobre la poesía árabe:

Este fenómeno está arraigado en la memoria poética e histórica. Los árabes preislámicos recitaban una poesía que comenzaba con una situación concreta, o más bien con una palabra que describía un acontecimiento. La palabra estaba unida esencialmente con la vida, el movimiento y el trabajo. En su origen era algo carnal, y el poema era una especie de alimento, juzgado por su sabor. La gente esperaba que la poesía le permitiera afrontar su situación personal, dirigiera su vida diaria y la devolviera a su realidad. La razón principal de la poesía era su fidelidad a lo cotidiano. La relación de la poesía con lo que agradaba o desagradaba a la gente era mayor que su relación con los conceptos de belleza y de fealdad. La relación entre la palabra y el objeto era la expresión primaria de una situación, y por lo tanto era una relación ética, y no estética…

El artículo completo: aquí.

Anuncios

Una respuesta to “Apostemos”

  1. María said

    A mí no me importaría que se lo diesen a Amos Oz. Tampoco a Delibes, aunque sé que tiene muchos enemigos. Nunca votaría por Luis Goytisolo y, aunque me gusta Marías, tampoco se lo daría.
    Resulta que esto de los premios no me gusta mucho, en el fondo en el fondo es cuestión de amigos, de “contactos”, es juego sucio. Yo no digo que muchos no se merezcan su premio, pero ¿se premia al mejor? ¿Al más famoso, al más simpático, al má políticamente correcto? ¿Quizás al mejor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: