Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

El bautizo, el nombre y una maldición

Posted by rayuelo en 12 junio 2009

Vamos a reirnos un poco (inteligentemente, creo) de lo que puede ser un bautizo:

Akakiy Akakievich nació, si mal no se recuerda, en la noche del veintidós al veintitrés de marzo. Su difunta madre, buena mujer y esposa también de otro funcionario, dispuso todo lo necesario, como era natural, para que el niño fuera bautizado. La madre guardaba aún cama, la cual estaba situada enfrente de la puerta, y a la derecha se hallaban el padrino, Iván Ivanovich Erochkin, hombre excelente, jefe de oficina en el Senado, y la madrina, Arina Semenovna Belobriuchkova, esposa de un oficial de la Policía y mujer de virtudes extraordinarias.

Dieron a elegir a la parturienta entre tres nombres: Mokkia, Sossia y el del mártir Josdasat. «No -dijo para sí la enferma-. ¡Vaya unos nombres! ¡ No!» Para complacerla, pasaron la hoja del almanaque, en la que se leían otros tres nombres, Trifiliy, Dula y Varajasiy.

-¡Pero todo esto parece un verdadero castigo! -exclamó la madre-. ¡Qué nombres! ¡Jamás he oído cosa semejante! Si por lo menos fuese Varadat o Varuj; pero ¡Trifiliy o Varajasiy!

Volvieron otra hoja del almanaque y se encontraron los nombres de Pavsikajiy y Vajticiy.

-Bueno; ya veo -dijo la anciana madre- que este ha de ser su destino. Pues bien: entonces, será mejor que se llame como su padre. Akakiy se llama el padre; que el hijo se llame también Akakiy.

Y así se formó el nombre de Akakiy Akakievich. El niño fue bautizado. Durante el acto sacramental lloró e hizo tales muecas, cual si presintiera que había de ser consejero titular. Y así fue como sucedieron las cosas. Hemos citado estos hechos con objeto de que el lector se convenza de que todo tenía que suceder así y que habría sido imposible darle otro nombre.

Las maldiciones existen. Que se lo digan al sobrino de Pericles, Alcibíades, cuando fue desterrado de Atenas cargando con las imprecaciones de todos los sacerdotes salvo uno. De eso Nikolai Gogol sabía mucho: de tragedias, de destino y de humor. En esta parte del cuento titulado “El abrigo”, escrita prácticamente en el mismo año de la publicación de “Rojo y negro” de Stendhal, es decir; en el año 1831, se cuenta como a una persona se la puede manipular desde bien pequeñita: desde la imposición del nombre. También se cuenta que hay cosas que no se pueden cambiar aunque lo intentemos: un bautizo no puede ser otra cosa, una historia no puede ser dos a la vez.

Si alguien tiene tiempo, puede leer el cuento completo aquí.

Anuncios

5 comentarios to “El bautizo, el nombre y una maldición”

  1. María said

    ¿Poor qué manipular? Sacarle de la tripa también puede ser manipularlo, si no que pregunten, a ver cuántos no hubieran optado por quedarse mejor dentro…

  2. María said

    Por cierto que para bautizos el oficiado por Zerolo… ¡Viva la jauja!

  3. slumdar said

    ¿Y por que no?
    dejemos laedad media para Torqemada.

  4. María said

    Slumdar, gracias a dios tipos como Torquemada no existen hoy, por lo menos aquí en España. Aunque hay otros que tratan de cambiarnos la base fundamental de la cordura con buenos gestos, medias palabras y, por supuesto, siempre una sonrisa. No sé qué especie es pero, si la de Torquemada o la otra….

  5. slumdar said

    Solo faltaría María, pero sí hay tipos que erigiéndose en guardabarreras de su verdad absoluta, tratan de hacernos comulgar con rueda de molino con chantajes emocionalmente políticos y no dejan evolucionar al mundo como es debido. Ya sabemos que todo es relativo y aunque no pienses como yo, eso he de respetarlo por encima de todo. EL VERBO RESPETAR ES EL DE MAS IMPORTANTE CONJUGACION HOY DIA.

    Hoy la ultraderecha es el resorte de los convencidos por el dios(o pon el nombre que quieras) de la intolerancia.Cada dia son más.

    Hay que dejar que todos pensemos, desde la cultura, de la mejor forma posible y si no llegamos a un acuerdo habremos de CONSENSUAR. Pero claro, para eso, tendríamos que ceder una parte de nuestras pretensiones y eso no estamos dispuesto a concederlo bajo ningún concepto…así nos va claro¡¡¡
    Pero no olvidemos que si hay enclaves en nuestro mundo que se acercan a la edad media y basan sus argumentos en la violencia, y créeme que son muchos, demasiados para obviarlos y no tenerlos en cuenta.
    Aquí te dejo una muestra, reflexiona cuando lo veas y luego me cuentas.Es sencillamente impresionante.

    Un abrazo primorcillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: