Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Dónde

Posted by rayuelo en 19 mayo 2009

Lo primero es lo primero: la mejor columna de opinión que he leído en mucho tiempo.

Píldoras

Lo segundo: un cuento de prestigio y poder recogido por un compilador de la Dinastía Ming llamado Feng Meng-Iung (1574-1646).

Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejara de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.

-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

-¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.

Lo tercero (y último): el amor de una madre.

William Eugene Smith: "Tomoko bañado por su madre" (1972)

William Eugene Smith: "Tomoko bañado por su madre" (1972)

Anuncios

Una respuesta to “Dónde”

  1. […] amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre,pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: