Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Robin y Marian

Posted by rayuelo en 30 abril 2009

Te amo, te amo más que a todo, más que a los niños, más que a los campos que planté con mis manos, más que a la plegaria de la mañana, más que a la paz, más que nuestros alimentos. Te amo más que al amor, o que a la alegría, o a la vida entera. Te amo más que a Dios.

Estas palabras corresponden a la declaración de amor más impactante que he visto en el cine. La película es “Robin y Marian” (1976), de Richard Lester, con nada más y nada menos que Sean Connery como Robin Hood y Audrey Hepburn como Marian. Por si no lo habéis notado hoy estoy más sentimental que otros muchos días.

Hay una publicación antiquísima llamada “La pequeña gesta de Robin Hood” (1459, muy posterior a los acontecimientos que Robin vivió teóricamente) donde se detallan algunos rasgos de su vida: como que una rebelión de nobles liderados por el conde de Lancaster (al que Robin era leal) fue aplastada por Eduardo II y que ante el hecho Robin y otros cuantos se refugiaron en el bosque mítico de Sherwood donde robaban a todo comerciante y persona de bien que pasara por ahí. Ni siquiera se sabe si acudió a las Cruzadas, ni siquiera que conociera al Rey-Trovador (y homosexual) Ricardo Corazón de León. Lo que se sabe es que fue un golfillo que el pueblo, de boca en boca, convirtió en leyenda. Y toda leyenda tiene que tener su componente amoroso porque sino no es leyenda.

Belleza, entre el fragor del mar de la vida alzas estática y callada tu piedra solitaria. El tiempo enloquecido te ruega postrado ante ti: “¡Háblame, amor mío, dime algo!”

Pero tu frialdad tan despiadada mantiene prisionera la voz en tus labios, ¡oh, belleza incambiante!

El poema que propongo hoy es de Rabindranath Tagore, escritor místico indio muerto en 1940, y de cuya obra solo conocemos la que el mismo tradujo al inglés (la traducción de su obra al castellano la realizó por completo Juan Ramón Jiménez, quién si no). El poemario “El Jardinero” (1914) recoge versos personalísimos, declaraciones de amor intensas, que me recuerdan a todo eso que nos gustaría decir cuando estemos ante los últimos momentos de nuestra vida (ya lo he dicho: que hoy estoy hipersensible e hiperestético).

Marian, en la película, es abadesa (monja) de un convento cuando Robin vuelve de luchar en las Cruzadas. Ambos creen que ya se han olvidado pero los amores legendarios permanecen en nuestra memoria eternamente. Marian, ante ese Robin viejo, algo gordo y moribundo, en una celda de su convento, declina las palabras iniciales de la entrada. Robin, antes de expirar, solo logra decir al presente Little John: Lanza una flecha al aire, John, y donde caiga ponnos juntos y déjanos allí.

Anuncios

4 comentarios to “Robin y Marian”

  1. slumdar said

    Pues si nene, te veo hoy facilón, y tierno (mi mujer también me lo dice a veces jeje)
    Pero están bien esos estados de ánimo, a mi me agradan. Mis mejores creaciones han salido en esos estados en los que la exaltación del amor y de lo bello esta a flor de piel. Seguramente son fruto de una secuencia de sensaciones vividas en determinados momentos que , por alguna razón, cambian tu percepción de las cosas, la distorsionan y te hacen sentir cosas no habituales.
    Así que pilla un buen disco, papel, lápiz, guitarra, piano, barro, madera o lo que más te ponga…y p’alante.

  2. María said

    Estos estados de los que hablais, David porque se haya en ello de lleno (quién lo duda), Slumdar porque dices que de ahí salieron tus mejores creaciones y recomiendas a David que practique lo mismo…Siempre un pero. Ahí va. Me da la sensación de que esos estados solo proporcionan lugares idílicos, escenas cargadas de elementos bucólicos, todo maravilloso PERO irreal. El resultado es una buena creación artística, la mejor para Slumdar… Se me queda cojo. ¿Por qué no puede existir una escena similar a la de Robin y Marian en nuestras vidas hoy? ¿Por qué creerse esto es estar en un estado hipersensible en el cual lo mejor que puedes hacer es ponerte a crear?

  3. rayuelo said

    Lo más impresionante de este blog es que los temas aparecen solos. Mi estado (para que luego digas Slumdar que no reveló mis inquietudes; LAS MÍAS) es tan transitorio como el agua del río para Heráclito: MAÑANA SERÁ OTRO ESTADO. Supongo que encontraré algún día alguien en quien apoyarme y que me hará feliz y supongo que ese día descansaré. Me encanta imaginarme que soy Robin y me dicen lo que me dicen cuando me estoy muriendo, me parece un síntoma de vida plena, aunque no lo merezca. Puede que sirva como estímulo para el arte pero soy de la opinión que el arte está en el interior de las personas y no viene de fuera, de musas o de estados de ánimo. HOY ME PUEDE AFECTAR LA CAÍDA DE UNA HOJA DE UN ÁRBOL, MAÑANA IGUAL SIGO COMIENDO COMO SI TAL COSA AL VER CUALQUIER DESGRACIA EN EL TELEDIARIO. Me gusta distorsionar de vez en cuando, me gusta de veras, pero no es a lo que aspiro.

    María, como gran amante de la novela realista, necesita que las cosas ocurran; ¿y quién no? UNOS TIENEN MÁS PRISA QUE OTROS, ESA ES LA DIFERENCIA. También digo que las cosas que se me quedan cojas no me disgustan lo más mínimo: ME PARECE QUE EN LA ASIMETRÍA TAMBIÉN PUEDE ESTAR ENCERRADA UNA DOSIS DE BELLEZA: y el ejemplo, de nuevo, soy yo; hoy me siento con ganas de amar y de ser Robin, de buscar a Marian, pero sé que eso es poco menos que imposible (sino pensaré en las cualidades terapeúticas y esotéricas de este modestísimo blog). A pesar de ello, observo cierta belleza, cierto desasosiego, y bastante taciturno, en estos momentos sonrío. YO BASTANTE FELIZ A PESAR DE TODO.

  4. slumdar said

    Maria…no m’entero…sorry, pouvez-vous me répéter?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: