Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Artesanos de la palabra

Posted by María en 25 abril 2009

En homenaje a Juan Marsé por su Premio Cervantes hoy dejo aquí un fragmento breve de su discurso, que merece la pena ser leído por su sabiduría y también por la polémica que esconde. Yo no estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero describe al escritor y a la literatura como pocos lo han logrado. Y dejo esto aquí porque parece ser que hoy en España escribe todo el mundo, se publican al día millones de libros. Hoy todo el mundo parece tener ese don de la escritura… pero poco son artesanos de la palabra al modo que aquí nos describe Juan Marsé…

” En el origen de la vocación, allá por los años cuarenta del siglo pasado, habría en la imaginación del aprendiz de escritor un famoso esqueleto de leopardo sobre las nieves del Kilimanjaro, una imagen germina que evoca una senda recorrida, de la cual, sin embargo, no queda ningún rastro, ninguna huella.

Sería algo parecido al recorrido del Minotauro en su laberinto. Nadie sabe si el monstruo podrá salir, si recuerda el trazado de su propia obra, los oscuros motivos que le indujeron a su construcción, y los meandros y detalles de su intríngulis. Nadie sabe si, en realidad, es prisionero de su obra. Sabemos, eso sí, que Teseo ha sido lo bastante ingenioso para tender un hilo que le permite rehacer el camino y salir.

Pues bien, ese hilo, ese ingenioso ardid, no sería otra cosa que el relato literario, la forma inteligible que desvela la personal arquitectura monstruosa, al fondo de la cual se esconde el terrible constructor, con sus sueños y obsesiones, su verdad y sus quimeras. El escritor, en fin. Él es, a la vez, los despojos del remoto leopardo y el urdidor del trazado inextricable que lo encierra herméticamente en su propia obra. Frente a este misterio, o tal vez sería mejor decir frente a este galimatías, a tenor de la confusa exposición que temo haber hecho, siempre me reconfortó recordar algo que dejó dicho el gran poeta, y controvertido ciudadano, Ezra Pound: “El esmero en el trabajo, el cuidado de la lengua, es la única convicción moral del escritor.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: