Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Inmaterialidad

Posted by rayuelo en 29 marzo 2009

Lo primero esta joya:

Es Cat Power y dice que las estrellas, por la noche, se convierten en polvo. Que todo se torna tan sencillo que vuelve a su estado primigenio y último, quizá de donde nunca debió salir: pero salió. Es uno de esos gritos que a mí me ponen los pelos de punta en la actualidad, aunque parezca un murmullo.

Rothko, en su taller, ultimando su capilla.

Rothko, en su taller, ultimando su capilla.

Y ahora tres nombres: Marcel Duchamp, Ad Reinhardt y Mark Rothko. En la foto vemos a éste último, en su taller, acabando un tríptico para su “capilla”, que no se estrenó hasta un año después de su muerte, en 1971. Podemos, la gente lo hace, hablar de ellos como innovadores; de los dadaístas (si estos alguna vez se crearon; ellos os dirían que no, ¿quiénes?, no se), del minimalismo, de una abstracción desconocida. En todos ellos, en su manera de afrontar el arte, hay algo esencial, que ha recorrido la historia del hombre siempre y que éste descifra en raras ocasiones. No son artistas de “sensación fácil”, de los que nos hacen tambalearnos al ver su obra; son artistas del entendimiento y por ello hay que comprenderles, sin eso no serían artistas. Sin ese espíritu y sin esa trascendencia, que siempre han estado ahí.

El sentir únicamente material y el sentir espiritual; esa es la diferencia entre los animales y los humanos. Ya lo dijo Santo Tomás de Aquino; nosotros comprendemos, tenemos alma, que al ser inmaterial no está limitada por lo físico ni por ninguna substancia corporal. Es inmortal.

Quizá sea esto a lo que llaman los artistas “salirse” del lienzo…

Anuncios

6 comentarios to “Inmaterialidad”

  1. María said

    Pero David, ponnos algún ejemplo para que veamos bien lo que es salirse del lienzo…

  2. rayuelo said

    María, en la entrada están los ejemplos; uno musical, otro artístico y otro filosófico-espiritual. SI TE REFIERES A QUE TE EXPLIQUE A LO QUE SE REFIEREN estaría destrozando la idea de la entrada, ya desde su título, “inmaterialidad”.

    La idea que expongo es que creemos que si una obra, llámala X, no consigue a través de nuestros sentidos (vista, sobre todo la vista, en el caso musical, el oído) llegar a gustarnos es que no es buena; nunca reparamos en el esfuerzo intelectual que requiere observar una obra de arte, siempre confiamos en “nuestra sensibilidad”, y esta sensibilidad lo único que nos ofrece es placer: LA SENSACIÓN FÁCIL.

  3. María said

    Entendí salirse del lienzo como algo así parecido a lo que hace Unamuno en la obra excelentísima: Niebla. Nunca mejor dicho que alguien se sale del lienzo, pues el mismo protagonista de repente increpa al autor….será motivo de entrada.

  4. slumdar2 said

    Confuso el tema desde mi habitual ignorancia Rayu. Si bien es cierto que trascender a lo escuchado(que no oído) y lo observado(que no visto) es importante, también es importante dejar que la imaginación se impregne de lo que realmente necesite en ese momento.
    No sé si no he captado totalmente la idea o por el contario no es muy de mi agrado encorsetar las ideas artísticas. Hay gente que se ampara en lo erudito, pero también es cierto que la mayoría de la gente no está en esa situación. Por lo tanto observo que hay una tendencias elitistas que no sé si me interesan demasiado. Claro está. Desde mi ignorancia…

    P.D. Rayu a ver si mañana que libro puedo preparar algo, es que ando fatal de tiempo/energía. Aunque no te prometo nada.Mi mujer también cuenta. Un saludillo.

  5. María said

    Me parece muy interesante lo que ha dicho Slumdar: no todo el mundo se encuentra en la situación erudita. Me llevo esta idea a una situación (ya discutida en algún momento) que viene al pelo: la entrada al Reina Sofía que una vez hablaba Juan.
    Si el arte debe ser universal, entendiendo por esta idea, que al paso de los años, siglos etc, pueda seguri siendo comprendido o al menos admirado por la gente, ¿qué ocurre con las obras modernas que nadie entiende si no es “erudita”?

  6. rayuelo said

    Habláis de erudición y yo hablo de intelecto, que es diferente. El intelecto es algo que todos poseemos y soy de la opinión de que existen ideas dentro de un individuo que le ayudan a apreciar el arte como algo ESENCIAL, NECESARIO, VERDADERO Y BELLO.

    Un cuadro de Velázquez, por poner un ejemplo, es algo que llama inmediatamente la atención; ES ADMIRADO por muchas cosas, entre ellas de la que os hablo en la entrada: esa sensación placentera y, valga la rebundancia, SOLO SENSORIAL.

    No es necesario ser un erudito para comprender y disfrutar una obra de arte; SOLO HAY QUE SER CONSCIENTE DE QUE PARA QUÉ HA SIDO CONCEBIDA ESA OBRA. Juzgarla por eso, pues esa es su belleza, y no su parecido con la naturaleza (parecido físico) o su apariencia. NO HABLO DE INDIVIDUALIDAD DEL ARTISTA AUNQUE ESE SEA UNO DE LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL ARTE MODERNO. La individualidad cuenta, en ocasiones demasiado y de forma aberrante, pero no es (o no debería ser) necesaria para comprender una obra de arte verdadera. TIENE MUCHO QUE VER TODO ESTO CON LA TRADICIÓN y con las entradas anteriores que he hecho sobre arte…

    Tampoco hablo explícitamente de religiosidad, aunque que una obra nos ayude a entender lo metahumano no está nada mal. HABLO DE UNA IDEA QUE SE HA ESTADO MAREANDO, progresando, DÉCADA TRAS DÉCADA DESDE HACE TANTO TIEMPO uqe no me atrevo a poner un número.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: