Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

El dolor

Posted by danibepa en 14 marzo 2009

La historia Contemporánea, la que convencionalmente se encuadra entre el final del siglo XVIII, principios del XIX y nuestros días, se caracteriza por algo fundamental: la enorme rapidez de las transformaciones que afectan al hombre tanto en lo individual como en lo colectivo.  Un ejemplo: desde la prehistoria hasta principios del XIX, el medio por el que el hombre se ha podido mover más rápidamente en tierra era el caballo; miles y miles de años siendo el caballo el medio más rápido. A partir del ferrocarril todo cambia completamente, entrando los transportes en una carrera de transformaciones que incluso llevó al hombre a la luna poco más de un siglo después.

Pero ahora me quiero centran en otro cambio: el de la percepción del dolor.

Si durante miles de años el medio que el hombre disponía para moverse más rápidamente fue siempre el caballo, durante ese mismo tiempo, la vida de las personas era una lucha por la supervivencia en la mayoría de los casos. Pero esta Edad Contemporánea se caracteriza también porque se va pasando lentamente de una lucha por la supervivencia a una lucha por vivir mejor, fenómeno que se va extendiendo a cada vez más porcentaje de población. De todos modos el cambio en la percección del dolor es más tardío que otros que caracterizan a la contemporaneidad.

A principios del siglo XIX había una polémica entre las dos escuelas de farmacias que quieren luchar contra las enfermedades. Una era la galénica, que defendía un tratamiento externo y con medios vegetales. La otra era la de Paracelso, que apostaba ya por el tratamiento interno y con medios de origen mineral. De todos modos, había algún avance: ya se usaba la cirujía (que siempre era la amputación y con serrucho) o la cauterización (meter el muñon o la herida en aceite hirviendo para que no se extendiese la infección). Otra cosa eran los partos, de los que no creo que haga fata hablar. Pues así es como se entra en el siglo XIX: el dolor es una cosa aterradora que forma parte de la existencia.

Hasta los años 40 no se descubre algo que puede aliviar el dolor, apareciendo en 1847 el cloroformo. Por lo tanto, en los dos primeros tercios del siglo XIX, se da la misma situación que en la noche de los tiempos, como con el caballo. Sin embargo, en las primeras décadas del siglo XX ya existe una farmacoquímica amplia y en los años 40 ya llegan los antibióticos. Deberíamos mencionar también la epidural de finales del XX. La percepción del dolor ya es completamente diferente. ¿Entendéis el enorme cambio que ha traído esto a nuestra mentalidad, a toda nuestra vida y modo de entenderla?

Daos cuenta cual es la percepción que hoy tememos del dolor; es algo que queremostener lo más alejado posible de nuestra existencia, y si el médico nos dice que el dolor que tenemos va a ser crónico es mejor ir pensando en partir hacia el mundo del “No-dolor”.

Anuncios

7 comentarios to “El dolor”

  1. María said

    Es tremendamente horrible como ha vivido el hombre. Pero aquí hay un asunto importante: la costumbre. Si el hombre nace en medio de la “sociedad del dolor” el hecho de no conocer otra forma de vivir hace que el mal sea “menor”. Hoy conociendo que podemos vivir de otra manera, a nadie se le ocurre parir sin epidural, por ejemplo. Sin embargo no creo que a las madres les costase mucho parir sin epidural cuando ésta no existía.
    No sé si me explico. yo hoy no puedo entender que para una vacuna tengan que pincharte, pero se hace, y a todo el mundo le parece lo normal. es dolor, sin embargo cuando dentro de unos años se descubra que se puede hacer sin dolor, la sociedad que venga hablará de los pobres de nosotros que nos teníamos que pinchar… ¿entendeis lo que quiero decir?

  2. slumdar2 said

    Cuando oigo esa lapidaria afirmación:”“”¡¡Este mundo cada vez está peor!!”””, pienso en esa evolución de la que hablas Dani, y has dado en el clavo, EL DOLOR, ni más ni menos; una sociedad asociada al dolor inherente a ella, y otra, la contemporánea, que huye despavorida de él.
    Es la diferencia, el conocimiento, la evolución, la que hace cambiar la actitud y el concepto del bienestar. Hoy todo debe ser perfecto, y el dolor no entra en nuestra valoración de ese concepto. Pero el dolor siempre estará ahí, de una forma u otra, huyamos o no de él, y si aprendemos que se puede cruzar en nuestra vidas en algún momento, tendremos el camino allanado, de otra forma; el dolor será mayor del que realmente es.

  3. Dani said

    María, tienes razón en lo que dices, pero es que esa “costumbre” de la que hablas es la que forma la mentalidad de una sociedad. Ese cambio en la percepción del dolor ha traído unos cambios impresionantes a la mentalidad occidental, a eso es a lo que me refiero. Por otro lado, por favor, no me compares un dolor de un pichazo de vacuna con la amputación de una pierna con un serrucho y sin ningún medio de alivio del dolor.

    Slumdar, me encanta tu comentario, porque no es que el avance de la medicina sea malo, por supuesto, es uno de los grandes avances de la humanidad. Pero es verdad que al pretender ser la sociedad del no-dolor podemos alienarnos de la realidad y pretender vivir en un mundo de yupi absurdo. El sufrimiento existe y nunca dejará de existir: en los países que supuestamente están más desarrollados es en los que hay un mayor índice de suicidios.
    No es masoquismo lo que voy a decir, pero muchas veces es el dolor y el sufrimiento el que nos hace madurar y darnos cuenta de las cosas de la vida que realmente merecen la pena. Gracias por vuestrso comentarios.

  4. slumdar2 said

    Quien bien te quiere te hará llorar…cuantas veces lo habremos oído??
    Ser consecuente con la naturaleza en que vivimos nos hará más sabios. La medicina cura , hoy, lo impensable ayer, de ahí que tengamos que agradecer al destino vivir en esta época. Hoy la esperanza de vida ha subido notoriamente, pero no nos olvidemos del dolor espiritual, ese que solo lo puede curar una buena educación, un bagaje de preventivos preceptos, que mitiguen ese dolor y lo transformen de forma asertiva en algo, sino positivo, no por lo menos definitivo.
    Pero en ese tema, creo, hemos involucionado, dado que todos creemos tener un botoncito a la altura del hombro que dice PARAR EL MUNDO CUANDO SE ME ANTOJE, es entonces, cuando apretamos ese botón, que debemos darnos cuenta de que no estamos solos en el mundo , que los demás también sienten…y también se llama dolor.

  5. rayuelo said

    El dato de la amputación con serruchos, Dani, es concluyente. (MARÍA PONERSE UNA VACUNA NO DUELE). SALIR DE UNA DE ESAS OPERACIONES CON VIDA SUPONÍA TENER UNA VIDA MUCHO MÁS LARGA, CON TODA SEGURIDAD, POR LO CURTIDO QUE DEBÍA QUEDAR TU CUERPO TRAS ESO.

    El ser humano se ha colocado con una media de edad importante, todo hay que decirlo, sobre todo en los países más “desarrollados” (cuando hable de “países de sarrollados” intentaré ponerlo siempre entrecomillado).

    Es interesante lo último que dice Slumdar, o lo que intuyo yo que dice. EL PROGRESO, ¿HASTA CUÁNDO?. No seré yo quien obstruya a la comunidad científica en su afán por hacernos más “felices”, más “seguros” y más sensibles al dolor (esto sin comillas). Cualquier cosa, en los tiempos que corren, nos afecta: NOS AFECTA LA GUERRA EN IRAK, EL HAMBRE EN RUANDA Y LOS NIÑOS-TRABAJADORES DEL PERÚ. Nos afecta porque conocemos que ocurre y hemos sido educados en la justicia y en la democracia. ¿Qué quiero decir? QUE UN MAYA NO SE PODÍA ESCANDALIZAR CON LAS INVASIONES MONGOLAS Y TODO EL SUFRIMIENTO QUE ACARREARON POR LA SENCILLA RAZÓN DE QUE DESCONOCÍA QUE OCURRÍAN.

    Supongo, no lo se, que en la mente de un campesino o un trabajador de fábrica del S.XIX no cabía en la cabeza una anestesia, sin embargo nosotros, nuevos campesinos y trabajadores, pensamos que EL PROGRESO MÉDICO IRÁ A MÁS SIEMPRE. Hasta que reventemos. Tengo la intención de decir , pues, que ese pensamiento, es peligroso, cuanto menos…

  6. Juan said

    Leyendo el comentario de Rayuelo se me ha venido a la cabeza una reflexión. Brevemente. No creo que las desgracias y el horror que vemos a través de la televisión nos trastornen demasiado la existencia. Creo que, mediante un mecanismo inconsciente, muy sutil, en realidad lo que experimentamos es alivio al descubrir lo lejos que está de nosotros la desgracia. No digo que no sintamos un escalofrío o que se te quede el corazón en un puño o, incluso que la emoción deje paso a las lágrimas. No somos de piedra. Lo que digo es que, junto a ese proceso de empatía, aparece un mecanismo perverso, y como he dicho inapreciable a primera vista, al sentirnos a salvo de ese dolor.

    Otro punto muy interesante es el proceso de insensibilización en el que el bombardeo de imágenes violentas nos sumerge. Cada día en el telediario de las tres se nos mueren decenas de personas, y la cosa es que cuanto más tétrico sea el asunto más audiencia reúne. Por qué? primero por que sabes que a ti no te ha pasado(alivio), te sitúas a una distancia prudencial; y segundo por que al presenciar día tras día lo mismo, al final, a nadie le impresiona semejantes escenas. Está en todas partes: videojuegos, series de animación, películas, telediarios, prensa….no podemos escapar del asedio.

    Siempre me salgo del tema pero es que lo habíais dicho ya casi todo y además muy bien. Buena entrada Danié.

  7. slumdar2 said

    No creo que te salgas del tema en esencia, Juan, ese mecanismo existe tal cual tú lo describes. La capacidad de empatizar es algo que adquirimos en función del bagaje vivido y no todo el mundo es sensible a esas situaciones.
    Yo hace tiempo que creo en cospiranioas y tejemanejes a la hora de editar un telediario, sea cual sea el grupo en cuestión, y por qué??, pues porque no creo que el exceso de información, y además sesgada, ayude mucho al ser humano ; creo en la información sucinta, todo lo demás te hace distorsionar y magnificar el comportamiento colectivo, de tal forma, que cuando quieres acordar, tu capacidad de análisis es la misma que la de un escarabajo pelotero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: