Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Buenas intenciones

Posted by danibepa en 1 marzo 2009

Ante peticiones diversas y para daros otra oportunidad de hablar de ello, retomaré el tema de la propiedad. Para ello, nos volvemos a ir al mundo anglosajón.

Gran Bretaña en 1800: el país más “avanzado” del mundo en lo que se refiere a industrialización. 1800: 10 millones de habitantes. 1850: 21 millones, Londres, 3 millones.

Entrecomillo avanzado porque para la mayoría de la población estos cambios habían traído miseria, salarios irrisorios, inseguridad, peores condiciones de trabajo, trabajo de mujeres y niños, hambrunas, ludismo, etcétera. Era una sociedad de enormes contradicciónes. Parecía que los presagios de Adam Smith no se cumplian, el beneficio individual no traía el beneficio común.

Ante esta situación de “hambre de dinero” y a la vez de miseria aparece Robert Owen (1771-1858), el primero de los que Marx llamó “socialistas utópicos“. Es una persona acomodada y adinerada, pero sensible a la realidad, a la que pretende dar una solución.

Este personaje pretende sustituir el sistema de lucha individual por un sistema cooperativo, por un microcosmos en el que las relaciones no se basen en la competitividad. No es sólo una propuesta material, sino moral, ya que este hombre piensa que la economía debe ser inseparable a la ética y la moral. El fin último de la cooperativa es que el hombre llegue a la FELICIDAD, que sólo sería alcanzada cuando el hombre renunciase al principio de la propiedad privada.

He aquí un precioso textillo suyo:

Desde este día debe tener lugar un cambio; tiene que comenzar una nueva era; el intelecto humano, a través de toda la extensión de la tierra, hasta ahora envuelto en la mayor ignorancia y superstición, debe comenzar a ser liberado de su estado de oscuridad; desde ahora no se debe alimentar las semillas de la desunión entre los hombres. Porque ha llegado el momento en el cual se pueden prepar los medios para entrenar en todas las naciones del mundo a hombres de todos los colores y climas, de las más diversas costumbres en el conocimiento que los empujará no solamente a amarse, sino a ser mutuamente amables activamente, en todas sus conductas, sin una sola excepción.

No sólo propuso teoría, sino que quiso llevar sus ideas a la práctica. El experimento más famoso es el de la cooperativa de New Harmony. ¿Fue el cielo en la tierra? No, fue un fracaso, al igual que los experimentos del conde de Saint Simon y Fourier. ¿Por qué fracasan todas estas buenas intenciones? ¿es éste el sino del hombre?

Anuncios

8 comentarios to “Buenas intenciones”

  1. María said

    Me gusta lo que se propone hoy, gracias Dani por tu entrada.
    Analizar la historia es algo que, por lo menos a mí, me deja pensativa. Resulta que hay un hombre con buena intención, que descubre que en la sociedad más “avanzada” hay algo que no funciona, hay una pieza que falla, y es el egoísmo del hombre. Siempre es lo mismo, siempre el mismo problema, el amarse a sí mismo por encima de todo.

    Pero hay una cosa que yo ya no entiendo, ¿por qué fracasó este hombre? ¿Qué es lo que se hizo mal?

  2. María said

    Estoy pensando que siempre habrá pobres y ricos, gente muriéndose de hambre mientras otros nadan en su propio dinero, contra eso, nada que hacer. Pero ayer leí una entrevista de un psicólogo que a mí, personamente, me gusta mucho, se llama Enrique Rojas (recomiendo su libro La Ilusión de vivir). Este hombre decía que la gran mayoría de depresiones se encuentran en los ricos, no quiere decir que los pobres no se depriman, pero los ricos más, y una depresión más dura, más sin setido, porque lo tienen todo y aun así sienten que les falta algo, los otros al menos saben que no tienen nada.

    La vida juega de forma un poco rara. Yo no acabo de comprender bien las bases del juego y muchas veces creo que hace trampa. No comprendo por qué esta realidad tan paradójica de ricos deprimidos en su dinero y pobres muriendo de hambre y, entre medias, una clase medio media con un compromiso. No lo entiendo, es contradictorio, pero me gusta.

  3. Dani said

    Tu segundo comentario, María es todo un consuelo para mí.
    Es verdad que a mí no me falta de nada, pero creo que no estoy podrido de dinero. Doy gracias por no estarlo.
    Si se aplican las reglas del capitalismo ortodoxo, un possedor de capital invierte un capital para conseguir más dinero del que invirtió, por lo tanto, quiere sacar beneficio. El problema es que el nuevo dinero conseguido es reinvertido para ganar más. Se dan las condiciones para que la insaciabilidad del hombre se reproduzca. ¿al final que queda? una vida bastante triste, me parece a mí. Porque la insaciabilidad absorve, no deja espacio para otras “preocupaciones”, no deja ver que esas “preocupaciones” pueen ser las cosas que hacen que la vida merezca la pena.
    Supongo que owen se dio cuenta de esto y quiso corregirlo. El problema es que ni en su cooperativa ni en los falansterios ni en la Unión soviética se acabó con la insaciabilidad egoísta

  4. María said

    Lo malo de todo esto es aceptar que hay que partir de que el hombre tiene una capacidad innata: el egoísmo (como el lenguaje, también innato, jé). Eso sí me da tristeza, porque una buena intención como la de Owen empieza bien, pero rascas un poquito, le tocas algo más grande y se va al traste.
    Pero espera un momento, ¿partir de que el hombre es malo? Es algo a lo que yo me revelo, llevo mucho mucho tiempo dandole vueltas a este asunto, entre ello porque me miro a mí misma y a veces me sorpende lo que encuentro. Pero aunque existen muchas pruebas que me aprueban esta teoría me planto, ¡NO! Yo no puedo partir de esta idea de que el hombre es malo, es egoísta etc. Existen personas que han demostrado al mundo que esto no es así, personas indivuduales, a los que no les ha hecho falta inscribirse en ningún movimiento, ni siquiera proponerse ir contra una forma de Estado o de administración o de propiedad. Estoy pensando en personas como Francisco de Asís, Martin Luther King o Teresa de Calcuta.

  5. slumdar2 said

    Ese psicólogo que decía que se deprimen más los ricos que los pobres sabe, que las necesidades que ambos han de cubrir son muy distintas. Que el capitalismo tiene lagunas inmensas, queda de manifiesto en la época que vivimos, y como bien dijo Churchill; “es el sistema menos malo”, de ahí a que sea recomendable, va un abismo. Pero también entramos en conflicto con el socialismo soviético –ya sabemos como acabó- y no porque sea malo “per se”, sino porque, a mi juicio, no se aplicó debidamente. Con lo cual siempre habrá hombres como Owen que darán cuenta del mal estado y cimentación de la sociedad en todo momento, y por qué? Me pregunto…pues yo mismo me respondo: porque las bases asentadas en la cultura no son las adecuadas y me explico; solo un individuo tendrá capacidad de discernir si aprende a valorar las cosas – materiales o espirituales- en su justa medida, y no solo se preocupa de llegar “el primero” a cualquier sitio, ya que siempre habrá un ser más rápido que él. Hay que valorar las cosas en su justa medida y ya sabéis aquello de que; HAY GENTE TAN POBRE TAN POBRE… QUE SOLAMENTE TIENEN DINERO.

  6. slumdar2 said

    Dani tío¡, no quiero robarle protagonismo a tu entrada de hoy, dios me libre, pero hay una poesía de San Juan de la Cruz , que viene incluida en este video que monté con mi música, además de alguna cita de Marlo Morgan y otra de mi cosecha que viene pinto y parada al temita de hoy, que yo como podréis comprobar, siempre llevo al terreno espiritual. Pero es que creo que desde ahí comienzan la mayoría de los caminos.
    Espero no te moleste, porque la musca es mía, pero la poesía es de las que te dejan patidifuso.
    Ahi va: http://www.youtube.com/watch?v=_VIs4Mm4BiI&feature=channel
    P.D. No os asustéis del nota del principio: soy yo, pero no muerdo… bffff¡¡¡.

  7. María said

    San Juan de la Cruz, un regalo para el mundo, gracias Slumdar.
    Me gustaría dejar una imágen bastante ilustrativa acerca de este tema. Ayer fui al cine (después de millones de años) y vi un peliculón. No digo el nombre por si alguien quiere ir a verla. La escena: un chico en una bañera llena de billetes, hasta las cejas literalmente. Un chico vencido, muerto.

  8. rayuelo said

    Discusión interesante, chicos. La entrada es muy completa Dani y en el texto observamos como el tal Owen describe una realidad que, si es que existiera sería el mismo paraíso; DE ACUERDÍSIMO CON MARX EN LLAMARLE UTÓPICO. Marx, para definir, tenía olfato; hay que reconocérselo.

    También hay que reconocer que, quizá no al principio, pero pasados los años “El Capital”, un tocho inmenso semejante (pero infinitamente más aburrido, no lo se, pero estoy seguro) que la Biblia fue reducido, transformado y censurado a gusto del que quería ponerlo en práctica. ES CONOCIDO QUE LA URSS QUITÓ DIRECTAMENTE CAPÍTULOS DE LA EDICIÓN QUE SACABAN EN LAS IMPRENTAS DE MOSCÚ. Es decir, que cada uno coge lo que le interesa y se hace la picha un lío para, ya de paso, liársela a los demás.

    El texto de Owen destila “buenismo” más que buenas intenciones porque, no he leído sus textos pero, ¿qué soluciones da?. Quizá para leer ante unos enfervorizados (y hambrientos) fans de estas ideas esté genial PERO SE QUEDA EN ESO; EN LITERATURA. EN DISCURSO POLÍTICO QUE ES PEOR.

    Eso a la larga cabrea mucho a la gente. Terminar el texto con “sin ninguna excepción” es TOTALITARIO. Una sociedad sin excepciones es la peor sociedad imaginable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: