Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

¿Hasta dónde quieres saber?

Posted by Don Alfredo en 21 febrero 2009

James WatsonEste es James Watson. Junto con su colega Francis Crick, descubrieron la estructura del ADN, trabajo que les proporcionó en 1962 el premio Nobel de Medicina. Este descubrimiento revolucionó el mundo de la genética y la bioquímica y por extensión nuestras vidas, que en ello se basan.

Watson declaró hace dos años en Sunday Times, que los negros no eran poseedores de la misma inteligencia que los blancos. Se defendía explicando:

“Siempre he defendido ferozmente la posición de que debemos basar nuestra visión del mundo en el estado de nuestro conocimiento, en los hechos, y no en lo que nos gustaría que ocurriera. Por eso la genética es tan importante. Porque nos llevará a respuestas para muchas de las mayores y más complicadas cuestiones que han preocupado a la gente durante cientos (…) de años. Pero muchas de esas respuestas no son fáciles, puesto que (…) la genética puede ser cruel.”

Desde luego esta frase es de lógica aplastante, muy propia de un Nobel de la ciencia, sin embargo, a los pocos días se disculpó publicamente, y dejó tras 43 años, la presidencia del Laboratorio Cold Spring Harbor aunque probablemente en su interior, no haya cambiado de opinión respecto a su polémica teoría.

Yo desde luego no me he leido esos estudios, si los hay. En el caso de que existieran, ahí esta el método científico para rebatir con objetividad estos experimentos.  Así funciona este método. Se busca activamente la negación de una hipótesis, y si no se consigue, se toma por cierta. Hasta que en algún momento sea negada. Por tanto. Si no se demostrara que los negros no son menos inteligentes, no se le podría reprochar nada a Watson. Aunque por lo poco  que he leido, parece que finalmente dichas declaraciones no tienen base.

Y aquí se me plantea la pregunta. Al margen de este hecho puntual me digo:  ¿Es el ansia de saber más importante que los peligros de ese mismo conocimiento? ¿Todo es publicable? ¿Esta el hombre capacitado para asumir la realidad?

¿Cuantas cosas se saben y no se publican por estas razones? ¿Querriais siquiera saberlas?

Desde luego es para meditarlo.

Anuncios

5 comentarios to “¿Hasta dónde quieres saber?”

  1. María said

    Alfredo tu entrada de hoy enlaza bastante bien con el tema que ayer se expuso en el blog. La búsqueda, el ansia por saber más de lo que se sabe. El hombre constantemente vive en una búsqueda, y constantemente se encuentra con una imposibilidad de saber. Tú dices ansia, puede ser, pero ¿el conocimiento es peligroso? Es verdad que si este hombre hubiera descubierto REALMENTE que los negros son menos inteligentes que los blancos, en ese caso, el conocimiento se vuelve peligroso. Pero no es el conocimiento en sí lo peligroso, sino la mente humana, porque nada más conocer ese conocimiento intentaría aprovecharse de él y sacar su beneficio, porque nos regimos así.
    Entonces, ¿lo peligroso es el conocimiento o el hombre?

  2. rayuelo said

    En pos del “conocimiento” los nazis hicieron experimentos con judíos para mejorar la medicina. Progresista era en el S. XIX y antes tener esclavos.

    Las palabras de Watson no son más que una forma de tolerar toda clase de progreso: LO CONSIDERO PRECEDENTES PELIGROSOS.

    La curiosidad del hombre es infinita, siempre va a querer saber más: EN LO QUE SI TIENE RAZÓN ESTE REMIO NOBEL ES EN QUE MUCHAS VECES NOS ENCONTRAMOS COSAS QUE NO NOS GUSTAN. Pero existe una cosa llamada responsabilidad y un Nobel de Ciencia debe tenerlo: éste no demostró ni resonsabilidad ni sensatez. No le excluyo como científico cualificadísimo (lo del ADN es de traca), entre otras cosas porque no conozco sus estudios y aunque los conociera dudo que los entendiera, pero decir lo que dijo, AUNQUE SEA VERDAD, AUNQUE HAYA UN ESTUDIO QUE LO DEMUESTRE, no se debe decir: porque habrá negros que puedan darle mil vueltas en sabiduría y habrá blancos paletos que utilizarán esta teoría para desavanzar todo lo avanzado en tema de Racismo.

  3. alfredo said

    Estoy muy de acuerdo con vosotros, pero para afinar un poco más, y respecto a la pregunta que haces, maria, yo si creo que ciertos conocimientos pueden ser malos. ¿Bueno? ¿malo? Creo que se puede clasificar así, pues así actua el conocimiento sobre el único ser que se puede acercar a el. El hombre. Y el hombre, aunque lo parezca, no es capaz de actuar con libertad ante ciertas noticias. Se ve tremendamente condicionado por todo. Por esto, muchas veces me cuesta culpar al hombre de terribles actuaciones. ¿Que dificil es juzgar? ¡Y lo que juzgamos!

    Rayuelo, tienes razón. Probablemente sea una simple cuestión de responsabilidad, pero lo responsable para unos y otros, no tiene porque coincidir con lo que tu así consideras. Creo que tiene poco remedio

  4. María said

    Pues en esas estamos, que uno busca y ansía saber al menos que leches hacemos aquí, por qué esto y por qué lo otro. Y de repente resulta que en la búsqueda encontramos conocimientos, cosas, y que algunas son “buenas” y las otras “malas”. Y cuando resulta que son malas debemos ser responsables con ellas, pero es que resulta que yo puedo creer estar siendo responsable y nada más lejos de la realida, o al menos así piensan los que me rodean.
    Pero además, lo que yo creo que es malo para aquél es regular y para el otro de allá es bueno. ¿Qué es lo que pasa? Que el hombre no puede actuar con libertad yo todavía no lo afirmo, estoy apunto pero aun me resisto. Sigo teniendo una leve esperanza de pensar que de verdad fuimos hechos libres y que con libertad actuamos, pero es verdad que uno a veces piensa que no, y así es más fácil quitarnos las culpas de la irresponsabilidad, total, es que no soy libre…
    Lo que sí estoy de acuerdo es que el hombre no siempre está preparado para asumir la realidad, casi nunca lo estamos, somos seres hipersensibles a las cosas, pero ¿eso tiene que ver con la libertad? Es decir, resulta que yo me encentro con algo que me provoca una reacción sentimental o emocional fuerte, y a raíz de esto actúo con más o menos responsabilidad (depende de quien lo mire), ¿estoy siendo libre?

  5. rayuelo said

    No creo que el debate deba rondar la palabra LIBERTAD. Este hombre fue libre para decir lo que dijo, lo dijo y tuvo las consecuencias esperadas. Rectificó también en su condición de hombre libre y en su estado, no se su estado actual, guarda silencio.

    Por sueusto considero que la libertad es una responsabilidad y por ello legislable (en mejor o peor medida). Lo comenté ya en mi entrada de Camus: “lejos de reivindicar una indeendencia general, una libertad ABSOLUTA, debemos reconocer que la libertad tiene sus límites dondequiera que esté otro ser humano”. NO TODO VALE.

    Por supuesto que para un radical chií tu noción de la libertad no vale un pimiento, ÉL MISMO EJERCE SU LIBERTAD PENSANDO DE ESA FORMA. No me angustia que ésto sea así, me aterran las consecuencias de algunas de estas ideas que atenanazan a tante gente en un infierno viviente.

    Aquí podemos llegar a ensar que la libertad es lo más importante pero dudo que piense así la mitad de la población mundial. Watson HABLA GENERALIZANDO Y AHÍ OBRA EN EXTREMO MAL. Para mí ese es el debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: