Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Quijotada 1ª.- La Historia: esa cosa tan ambigua

Posted by María en 20 febrero 2009

Don Quijote de la Mancha o Caballero de la Triste Figura resulta no ser tan loco como parece. Muestra de ello son los comentarios llenos de sabiduría y coherencia que nos deja:

“…habiendo y debiendo ser los historiadores puntuales, verdaderos y no nada apasionados, y que ni el interés ni el miedo, el rencor ni la afición, no les haga torcer del camino de la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir. En ésta sé que se hallará todo lo que se acertare a desear en la más apacible; y si algo bueno en ella faltare, para mí tengo que fue por culpa del galgo de su autor, antes que por falta del sujeto.”       ( I Parte, capítulo IX)

Resulta que Cervantes con El Quijote creó un personaje fuera de toda convención. Burlarse de los libros de caballerías era una de sus intenciones, pero claro queda que esta Obra esconde muchísimo más. Podemos hablar en palabras del mismo Cervantes cuando dice que esta obra “los niños la manosean, los jóvenes la leen, los adultos la entienden y los viejos la celebran“.

Si Don Quijote de la Mancha tiene el éxito que tiene es, como dice Unamuno,  por lo que es capaz de decir a cada generación. Y es que ocurre que este curioso personaje ha pasado a la historia por algo muy característico en todos los locos, los niños, y los viejos: siempre dicen la verdad. Espero poder dedicar alguna que otra entrada más a todas estas “quijotadas”.

El tema que se presenta hoy es escabroso pero para mí, sin duda, un loco como este caballero de cincuenta años realiza una de las mejores definiciones de historia que jamás se haya podido hacer, ¿o quizás no?

Anuncios

8 comentarios to “Quijotada 1ª.- La Historia: esa cosa tan ambigua”

  1. rayuelo said

    Me alegra María que hayas escogido “El Quijote” como entrada regular porque reconozco que no me lo he leído entero jamás, que me aburría, que había tramos en los que me dormía o no entendía nada. LO CONSIDERÉ UN LIBRO PARA ULTRA ESPECIALISTAS. Seguramente estuviera en un error: espero que ilustres con más ejemplos el blog (he instalado una página para ir colgando tus quijotadas como yo hago con mis rayueladas, te las iré colgando).

    Respecto al tema: desde luego Cervantes sabía explicarse. Cuando quería. Es decir, me gusta el título de la entrada porque señala la cosa de la historia como algo ambiguo. Mi opinión de la verdad es que la hstoria es verdad cuando acabamos por creérnosla: UN ASUNTO DE FE EN MUCHOS CASOS. Claro que existen datos, fuentes y eruditos dedicados en cuerpo y alma a la investigación; pero sus opiniones a veces sospechosamente divergentes hacen dudar al más pintado. A MÍ DESDE LUEGO. Cervantes echa la cupa a los autores y no a los hechos y ciertamente lo comparto pero con reservas: EL HECHO EN SÍ (Cervantes lo llama sujeto) PUEDE SER ALGO TAN AMBIGUO QUE PUEDE MODIFICARSE… Y escarbar en la VERDAD nunca ha sido fácil.

    Recordemos que Cervantes era novelista, un fantástico novelista, imaginativo pero también, por decirlo de alguna manera, “social”. Sus “Novelas ejemplares” son ejemplo de ello. Puede que no deje títere con cabeza en “El Quijote”, y es esa entre otras cosas, la fama de la novela: PERO ES ESO, UNA NOVELA.

    Se pide pues la comparecencia de un historiador: Dani o Nacho, son los nuestros de cabecera.

  2. María said

    ¿Hay tantos puntos de vista de un sujeto como personas que la miran? Me cuesta creer eso.

  3. rayuelo said

    ¿Qué propones entonces como VERDAD María? ¿Cervantes?

    Opino que se trata de una cuestión de fe, de creer en algo y defenderlo, CREYENDO EN ELLO FIELMENTE.

    ¿Por que no se trata de autores no? LA HISTORIA OCURRE CADA DÍA Y QUIZÁ SOLO EL QUE LA VIVA UEDA CONTARLA CON FIDELIDAD. Y ni eso: una ersona que ha vivido un acontecimiento en su vida jamás va a poder ser objetivo con ese hecho. LA CERCANÍA QUITA PERCEPCIÓN TAMBIÉN.

  4. María said

    Pues ahí me debato yo. Para contar bien la historia es mejor estar cerca y vivrlo, o quizás dejar pasar el tiempo y poder mirar desde fuera, o a lo mejor lo que ocurre es que nunca podremos contar la historia como fue realmente, o como es realmente o…. ¿qué es la verdad? ¿quién puede realmente sostener que la verdad es explicable? Pero si la verdad es algo que “no existe”, entonces la historia ¿qué papel tiene exactamente?

  5. rayuelo said

    La historia es una ciencia, no hay duda, y como ciencia busca testigos en el pasado, ALGO EN LO QUE BASARSE. Está la arqueología para la antigüedad, están los los sarcófagos ara los romanos, están los monasterios atestados de textos en la Edad Media, están todos los tratados que salieron a la palestra tras lo de la imrenta de Gütenberg. Está Herodoto, Tito Livio o el sacerdote culto de una parroquia perdida que sigue el transcurso de sus fieles: SUS HISTORIAS. Todos esos ya eran parciales, algunos sin quererlo.

    Proponerse descifrar la verdad está por encima de las intenciones de este blog, a mí parecer. A mí me supera; pero el papel de la historia me parece fundamental para difundir puntos de vista, reflexiones, estudios e hipótesis. LO QUE MÁS ME APENA ES TODA LA INFORMACIÓN PERDIDA A LO LARGO DE LOS SIGLOS Y QUE YA JAMÁS SERÁ RECUPERADA. Me entristece y me apasiona saber que lo que sabemos es una pequeña parte de lo que ocurrió: ME ESTIMULA.

    CONCEBIR UNA VERDAD ABSOLUTA ME RESULTA PREPOTENTE.

  6. Dani said

    Davis, das en el clavo. Incluso todo tetimonio que tenemos carece de objetividad, en tanto que fue construido por un sujeto, el cual se encontraba rodeado de unas circustancias. Por tanto, toda fuente lleva intrínseca una INTENCIONALIDAD. Y no se trata solo de la intención deliberada y consciente, también hay una intención inconsciente. Todo esta problemática es la que Jaques Le Goff llamaba CONDICIONES DE PRODUCCUÓN DE LA FUENTE. Todo documento es falso, pero a la vez siempre llevará una verdad. la verdad de su intencionalida. Visto así, todo documento es un monumento, en decir, una fuente testimonial. Por ello, según Le Goff, el trabajo de crítica fontal debe consistir en buscar esas condiciones de producción que subsisten por debajo del documento, para así “desenmascararlo”.
    Por otro lado, la verdad tiene que existir, porque si no este mundo no se podría sujetar. Sin embargo, a la vez, cada sujeto lo percibe de un modo diferente, cosa inevitable. Hay un mismo paisaje, pero dos fotografías diferentes…
    Pero eso a mí me encanta. Me encanta que pase eso

  7. La verdad puede ser un grupo de chicos bailando, cantando, actuando. Venciendo por momentos aunque más no sea, la desolación, la sombra de la “no mirada” del Otro.
    A la verdad la escribe un chico pobre que se gana la mirada de un adulto sorprendido de verlo bello por fin…
    La verdad es lo que la Asoc. Civil, sin fines de lucro QUIJOTADA logra cuando sus “QUIJOTES”, que son niños, niñas y adolescentes que no se entregaron ni se entregarán jamás a lo instituído, al lugar asignado, alcanza cuando actuando, literalmente, vuelan.
    QUIJOTADA, Teatro musical operístico para la Integración Social genuina.
    Visiten nuestro Blog, conózcannos: http://www.quijotada-quijotadas.blogspot.com

  8. María said

    Un proyecto magnífico, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: