Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

¿Realidad?

Posted by Don Alfredo en 7 febrero 2009

Cuando te pones un reloj por primera vez, notas una cierta presión, no te resulta del todo cómodo. Sin embargo al poco tiempo esa sensación desaparece. El estímulo es duradero e inocuo, y no tiene sentido seguir informando de eso al cerebro. Igual pasa con los olores, o con los ruidos de fondo. El ojo y el cerebro tambien nos engañan, tanto por los límites fisiológicos del primero, como por el afan interpretativo del segundo.

El ejemplo que os traigo ilustra el primer caso. Probablemente lo conozcais; consiste en mirar fijamente la cruz central. Notareis que los puntos rosas desaparecen, y al final queda un punto verde que no existe girando alrededor de la cruz.

Al mirar fijamente un punto, estamos proyectando de manera continuada, una imagen en nuestra retina, agotando la capacidad regenerativa de pigmento de las celulas receptoras de esas zonas. El resultado es la falta de impulso nervioso de esas células a nuestro cerebro que rellena los huecos con gris porque no es capaz de procesar una ausencia. Por otro lado, aparece un punto verde que se corresponde con la desaparición alternativa de los puntos rosas en la imagen. Esto es porque cuando las células receptoras del rosa dejan de emitir el impulso, salen a escena las células receptoras del color complementario, el verde.

La siguiente imagen es otro caso patente de como nos engaña cerebro.

En este tablero de ajedrez, la casilla A y B son del  mismo color. Te puedes fiar o no, pero tu cerebro nunca se lo va a creer. Siempre va a ver A más oscuro, por estar rodeado de casillas claras, y B más claro por estar rodeado de casillas oscuras. El cerebro en este caso se fia mucho más de la lógica del contexto que de la realidad.

Para poder percibir esto basta con disipar la realidad de todo contexto.

Verla de forma objetiva, o poniendo papelitos que te tapen todo menos las dos casillas, o tal vez más facil, uniendo las dos. Ahora si se ve claro ¿verdad?

Esto es solo una muestra de lo que hay por ahí, pero entonces…¿Podemos concer la realidad?

He encontrado este refrán resolutivo.

Aunque estén sin legañas, a veces los ojos engañan.

Anuncios

15 comentarios to “¿Realidad?”

  1. María said

    Pues en ello estamos. Si nuestros sentidos nos engañan será porque existe una realidad demasiado grande para ellos. El universo debe ser algo tan montruoso y perfecto….
    Pero, ¿crees que nunca llegaremos a ver nada que sea púramente real?

  2. alfredo said

    Sin duda nuestros sentidos pueden percibir solo una parte infima de la realidad. Por ejemplo, nuestros ojos son insensibles a la luz ultravioleta. sin embargo las abejas, la ven como un color más. Y de hecho flores que resultan más bien anodinas por sus colores, si se miran a traves de una camara capaz de registrar los rayos UVA, muestran matices, dibujos..

    De lo que no cabe duda es que somos esclavos de la limitación de nuestros sentidos.

  3. Juan said

    Ay, la realidad!! esa escurridiza meretriz de rostro esquivo. No creo que sea tan importante hasta dónde llega nuestro conocimiento de la realidad. Creo que deberiamos centrarnos en un concepto intimamente ligado a ella que es la VERDAD. Todo lo real ha de ser verdadero al margen de nuestras percepciones. Lo real seguirá siendo verdad lo percibamos o no. Pero cómo podemos reconocer lo real-verdad?? por la revelación cotidiana, por la experiencia, una práctica dónde en nada participan los sentidos.
    Que os parece?? lo acabo de pensar y a lo mejor es una burrada…Aupa esas discusiones!!!

  4. alfredo said

    La sensibilidad es la madre de todo el conocimiento. Incluido el filosófico. Una persona incapaz de percibir por sus ojos oidos, y demás sentidos, no tiene capacidad alguna de conocimiento. La relación con el medio es uno de los tres puntos claves que definen la vida junto con la reproducción y la nutrición.

    Por tanto, todo es finalmente consecuencia de una sensibilidad. La revelación cotidianta y la experiencia tambien. Sería absurdo plantear que vivimos en un “Matrix” y que todo lo que sentimos es una fantasía. Aunque sea posible, no creo que sea así.

    Simplemente, podemos atisbar de lejos la realidad, lo cual, creo que condiciona enormemente la ciencia que siempre busca lo empirico, y lo que no es medible “no existe” Pero… si no se hace así ¿como se hace?

  5. rayuelo said

    Gracias por la entrada, Alfredo, que rebaja la tensión habido esta semanita. Aunque como nos encanta buscarle tres pies al gato, pues…

    Pues que además de ser limitados los seres humanos y para ello recurrir a la discusión continua resulta que también somos limitados para aceptar, interpretar o simplemente recibir un fogonazo de realidad. ¿Y qué? Si fuera una abeja o un estornino quizá viera la realidad con otros ojos, además de que todo sería más grande, podría, en el caso de las abejas, ver la luz ultravioleta, pero; ¿quiero eso? Ahora que ya le estoy cogiendo el puntito a vivir como un ser humano la respuesta es obvia: NO.

    De nuevo se podría hablar de aspirar a trascender, fuera de nosotros mismos, a través del espíritu, pero no se si esta entrada limita estos terrenos (estoy seguro que no, que no limita nada, pero ES QUE SI HABLAMOS DE TRASCENDER SI QUE ESTAMOS HABLANDO CLARAMENTE DE OTRO TIPO DE PERCEPCIÓN.

    Estoy muy encontra de esa afirmación, no se si tuya Alfredo o de algún grupúsculo de científicos de que “lo que no es medible no existe”. La realidad no tiene porque estar lejos sino que puede estar cerca y nosotros estar ciegos, sordos o simplmente despistados: y cogiendo el ideario “juaniano” de equiparar verdad-realidad me propongo corromperlo; ADEMÁS DE LIMITADA ESA AFIRMACIÓN ME PARECE REDUNDANTE. Claro que la verdad (puede) estar ligada a la realidad pero también lo están muchas otras cosas: ENTRE ELLAS LA MENTIRA, POR EJEMPLO.

    Hay mentiras reales como el sistema monetario actual (toma ya), el de los últimos años, que ha sido considerado intocable, y válgame Dios, lo sigue siendo por muchos; HA SIDO REAL, SE HA PODIDO PALPAR, TODOS HEMOS SIDO PARTÍCIPES. El dinero se toca, se gasta; y es una gran mentira que, esta si, NOS LIMITA.

  6. slumdar2 said

    Vemos la realidad o la interpretamos? Si vemos algo como verdaderamente es y lo asentamos como tal, teniendo en cuente que nuestro cerebro tiene defensas que pueden distorsionar esa realidad, qué es entonces la realidad??.Lo que pienso,…lo que percibo,…lo que veo,…lo que és…
    Alfredo tío échame un cable, si las pocas cosas que parece tener uno claro, se te escurren, que demonios hace uno aquí, si ni siquiera tiene claro cuál es la realidad….buff que lio tíos.

  7. alfredo said

    No me resisto a escribiros ahora que llego a casa.
    rayuelo, dos cosas. Comprendo que de pereza el acostumbrarse a vivir de pronto con nuevas capacidades de sentir el medio que nos rodea, pero yo las firmaría ahora mismo, ¿porque no? Enriquecerían tu percepción de la realidad.

    En cuanto a lo de las mentiras, creo que ahí hay un lio de terminos. Estoy de acuerdo con juan. La realidad y la verdad no son tan distintas. Lo real es cierto y lo cierto es verídico. De hecho la capacidad de mentir es una realidad. Sin embargo, la mentira en si, no es cierta, es un engaño, y por tanto no existe.

    Slumdar, tienes razón, ¡que lío! Yo creo que la realidad esta ahí aunque no la conozcamos. De todas formas, no tenemos que hacer nada más que lo que ha hecho el hombre desde que aparecio en este mundo. Vivir con lo que tenemos. Tenemos que ser conscientes de nuestra limitación. Simplemente tener la humildad de no considerarnos poseedores de la verdad. Y poco a poco, generación tras generación, ir acercandonos más y más a ese conocimiento.

    En general, podemos fiarnos de lo que percibimos, pues si el engaño de nuestro cerebro fuese total y continuo, seguramente nos habríamos estinguido hace tiempo. La seleción natural no perdona.

  8. slumdar2 said

    Menos mal Alfredo, ya me estaba asustando un poco. Porque uno busca su verdad, pero como tu bien dices, teniendo la humildad de reconocer que no puede ser absoluta. Por otro lado y teniendo en cuenta que quedamos en que nuestro cerebro selecciona y discrimina nuestra percepción de dicha verdad lo más aconsejable es, que intentemos que este ente que habita en nuestra cabeza, maneje unas constantes que se ajusten tanto a sus necesidades como a sus limitaciones y que desglose esa información, para de esta forma, dar de sí lo mejor que las circunstancias le permitan…
    Creo que otra vez me he liado…

  9. Juan said

    RAYUELO, NUNCA HE DICHO QUE LA ÚNICA VERDAD SEA LA REALIDAD.

    Lo que propongo es asimilar el concepto de ralidad al de verdad. Y eso NO ES REDUNDANCIA precisamente por que lo que plantea esta entrada es que la realidad es engañosa si es percibida sensorialmente. Por eso si se llega al punto de erradicar lo sensorial como medio del conocimiento a la realidad estaremos más cerca de la Verdad. Esto parece imposible se puede realizar, pero para mí existe una vía, (cuestionable por quien quiera, que no hablo ex-cátedra) y la propongo en mi comentario exterior.

  10. rayuelo said

    La trascendencia, Juan; entonces estamos hablando de lo mismo si es así. Aunque opino que los sentidos actúan permanentemente en la experiencia cotidiana: ¿Cómo podríamos decir que es luminoso el sol si no tuviéramos ojos? o, ¿cómo podríamos decir que la piedra es dura si no tuviéramos la piel suave?. La experiencia nos dice que eso es así y los sentidos nos lo confirman. ACTÚAN.

    Más allá de los sentidos está el interior de cada cuál, en algún lugar debe estar y es a lo que yo me refería: A LO QUE NO LLEGAMOS, es decir; ¿qué pasa por ejemplo cuando se cierra la puerta del frigorífico?, ¿sigue la lucecita encendida o no?. ¿Qué les ocurre a las cosas cuando no las observamos? MIRAR UNA COSA YA LA DEFORMA.

    Alfredo, a mí no me da pereza administrar nuevas habilidades, lo hago gustoso; pero no quiero empezar ahora a ver con visión nocturna o a sentir palpitaciones cuando algo malo va a suceder. SOY ANTIGUO PARA ESO, NO ME VAN ESAS EXCENTRICIDADES.

  11. Juan said

    Que el sol brille no es trascendente, se trata de algo secundario que puede corroborar hasta una planta que busca la luz. No hablo de ese conocimiento. Hablo de la VERDAD-REALIDAD, algo más platónico por así decir.
    Perdón si me repito.

    Saludos!!!!

  12. rayuelo said

    Sería dudoso afirmar que “que el sol brille no es trascendente”. Pero creo que por ahí no va la discusión.

    Comprendo que se quiera llegar a una idea platónica de la realidad porque en muchos casos así me gustaría que fuese a mí: UNA, CLARA Y BONITA. Pero esa es una idea que descarto inmediatamente al observar mi alrededor o, por así decirlo, a la naturaleza.

    Los matices hacen que me sea imposible aunar toda la realidad en una verdad ideal, que nos valga a todos. ESTE BLOG ES UN EJEMPLO: todos somos respetables y esgrimimos razones, quizá estemos de acuerdo en muchísmos puntos de lo que discutimos pero siempre buscamos la confrontación (afortunadamente dialéctica) para buscar diferencias cuanto más insalvables mejor. ASÍ SOMOS.

  13. Juan said

    Las diferencias entre cada uno de nosotros son innatas, están ahí. Pero hay que buscar, no conformarse. Me niego a pensar que no exista una verdad “UNICA, CLARA Y BONITA”. No hay que adormecerse, y lo digo por mí, en la relatividad, busquemos lo absoluto, lo inalterable.

  14. Juan said

    Por otro lado qué ejemplo más indiscutible de la existencia de la BELLEZA platónica (que engloba la VERDAD y la BONDAD) que la propia naturaleza. No creo que haga falta citar las Florecillas de San Francisco donde los sentidos son sublimados hacia una realidad suprema e inalterable.

  15. rayuelo said

    He aportado el dato de las diferencias para partir de ahí, Juan. Es más yo soy poco sospechoso de no buscar otros caminos, EL CAMINO, hacia una verdad absoluta, que no pasa por otra cosa que el recorrer tantos caminos fallidos o intrascendentes para nosostros.

    Tiene que existir, es mi esperanza, pero la descarto momentáneamente, a diario, cada día, porque debe ser un CAMINO DE COHERENCIA duro de seguir. Muy consecuente hay que ser con uno mismo y con lo que te rodea para elegir.

    En lo que si estoy completamente de acauerdo, Juan, es en la indiscutibilidad de la BELLEZA. En eso que hace temblar a un hombre ante unas cuantas líneas en un museo, o en aquello que abarca lo más profundo de cada ser (que es lo mismo), que lo arranca de ahí y nos lo da para degustar.

    La naturaleza igual la dejamos para otro día…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: