Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

El poder del lenguaje

Posted by María en 6 febrero 2009

Vamos a reflexionar un poco sobre el lenguaje:

“Con las palabras conservamos la memoria de un pueblo o de una familia, transmitimos historias, declaramos la guerra y hacemos las paces, expresamos sentimientos, insultamos, rezamos. Toda la vida humana está impregnada de palabras. (…)
El lenguaje es en ese sentido una actividad tan espontánea como el pensar, el dormir o el soñar (…). El lenguaje es algo tan connatural que cuando alguna de sus sorprendentes características llama nuestra atención todos nos consideramos un poco filósofos…”

Es un fragmento de la presentación del libro La filosofía del lenguaje de Francisco Conesa y Jaime Nubiola, libro que recomiendo a aquellos que os llame la atención esa cosa tan insignificante como pueda ser el lenguaje.

Y digo insignificante porque es como el comer, algo que normalmente “pasamos por alto” y no caemos en la cuenta de que sin ello  no sobrevivimos. Heidegger decía que “el hombre es hombre en cuanto que es capaz de hablar”.  Acerca del lenguaje se pueden decir muchas cosas pero me gustaría comentar hoy la teoría de dos lingüístas, Sapir y Worf.

Afirman estos dos seres que el lenguaje condiciona nuestra visión del mundo, de forma que para el hombre solo existe aquello que esté verbalizado y él lo conozca. Declaran que dos lenguas distintas no son nada más y nada menos que dos mundos distintos, no visiones distintas de un mismo mundo, sino dos mundos diferentes. De forma que los esquimales, con su lengua, conocen un universo que para nosotros no existe y viceversa. La lengua condiciona nuestra visión de la realidad, del universo. Uno de los ejemplos que ponen (y va para Alfredo) es el arco iris. El arco iris existe en tanto y cuando nosotros tenemos las palabras rojo, amarillo, azul, verde… pero nada más, si nos la tuviésemos no existiría para nosotros.

Lo cierto es que hay que coger esta teoría por los pelos. Es verdad que el lenguaje es nuestra organización del mundo, el cual ya está organizado por sí mismo sin nuestra colaboración. La lengua son las gafas que utilizamos para ver el mundo, que no alcanzan toda la realidad del universo, eso es cierto, pero que tampoco obstaculizan…

Ahí lo dejo…

Anuncios

23 comentarios to “El poder del lenguaje”

  1. Apache said

    Saludos, María, interesante tema el que hoy nos propones. El lenguaje “esa ciudad para cuya edificación cada ser humano ha aportado una piedra”, que dijo Ralph W. Emerson. Bien, respecto a lo dicho por Sapir y Worf, que el lenguaje condiciona nuestra visión del mundo, es evidente. Si te colocas frente a un árbol y lo ves solo como una “planta perenne, de tronco leñoso y elevado que se ramifica a cierta altura del suelo ” (R.A.E.), estarás muy lejos de ver a ese árbol en su verdadera esencia, así es que cuidado con el lenguaje; mejor en este caso seguir la recomendación de Paul Masson: con la palabra, el hombre supera a los animales, pero con el silencio, se supera a sí mismo.
    Dos lenguas distintas, no son en modo alguno dos mundos distintos. Evidentemente q

  2. Apache said

    “Malditos cacharros electrónicos”…
    Decía que evidentemente que los esquimales conocen un universo que para nosotros no existe, yo vivo en Armilla…
    Para ellos no existe probablemente la palabra semáforo, pero ello no significa que existan dos mundos distintos, sino que existe una herramienta, el lenguaje, que se adapta y pone nombre a cada ambiente en el que el hombre se desenvuelve y vive, igual que el clima de Alaska hizo proliferar las peleterías, las cuales no exiten en el Sáhara.
    El arco iris existe y siempre ha existido, tanto si tenemos los colores o no, pues éste es la dispersión de la luz del sol cuando se refracta y se refleja en las gotas de agua de lluvia (fíjate, todavía no he empleado el nombre de ningún color).
    Yo le contestaría a estos señores con Borges, que decía que “la realidad no es verbal: los sustantivos se los inventamos a la realidad. Si para ordenar el caos circundante nos servimos de un unstrumento arbitrario y falsificador como el lenguaje, el “orden” resultante no puede ser sino igualmente arbitrario y falso”.
    Cuidado con el lenguaje, pues como dijo J. Monod, “el lenguaje ha creado al hombre más que el hombre al lenguaje”. Que el lenguaje cobra vida propia cuando lo usas, hemos tenido oportunidad de comprobarlo aquí, cuando, o bien no hemos sabido expresarnos, o bien hemos malinterpretado lo dicho. Así pues, cuidado con el lenguaje, pues como decía Dossi, “se dice que la palabra distingue al hombre de las bestias, pero es la palabra precisamente la que revela muchas veces la bestialidad de algun hombre”.
    Personalmente, me quedo con el lenguaje del silencio. El que está más allá de las palabras. Quizá la poesía es el intento del hombre de tratar de llegar con la palabra más alla de la propia palabra, y desde luego que la música empieza donde acaba el lenguaje, utilizando un lenguaje universal.
    ¿Por qué esa necesidad del lenguaje? Quizás al igual que para Odysseus Elytis, que escribia para que la muerte no tenga la última palabra.
    Acabo con Lao Tse: “el que habla no sabe, el que sabe no habla”.
    Un abrazo.

  3. Apache said

    Disculpad tantas citas, pero me venían como anillo al dedo. Otros coleccionan sellos…

  4. Apache said

    Buf, qué pesado estoy hoy. Una última recomendación para María. Debes reflexionar sobre el hecho de que el lenguaje no sea un obstaculo. Personalmente, creo que no hay mayor obstáculo que la palabra cuando se quiere llegar a la Verdad, la cual está más allá de toda palabra. Besos.

  5. María said

    Muchísimas gracias por tus aportaciones Apache, son realmente interesante.
    Es fácil no estar de acuerdo con Sapir y Worl. El lenguaje nos sirve para etiquetar y ordenar la organización de un universo que de por sí ya está ordenado. Pero es cierto que su teoría hace que pensar.
    Si pensamos en un terreno lleno de piedras, todas distintas y todas iguales. La piedra número 458 para los especialistas es la piedra X. Para tí y para mí que observamos el campo de piedras esa piedra exacta no existe, la desconocemos y vivimos sin ella, por lo tanto para nosotros no existe, para el universo sí, porque está organizado por sí mismo, para los especialistas en piedras también, por la conocen, la catalogan y la diferencian de las demás. Pero para tí y para mí que desconocemos la existencia de esa piedra, ¿existe? En nuestra organización del mundo verbal esa piedra no tiene etiqueta, no existe para nosotros por el simple hecho de que no la tenemos verbalizada, pero ¿realmente el lenguaje tiene tanto poder como para eliminar de nuestra organización del mundo elementos que existen en el universo?

  6. María said

    Por cierto, fenomenal referencia la de Borjes, gracias Apache

  7. Don Alfredo said

    María, de acuerdo en todo, aunque esta entrada me recuerda a cierto día con discusiones sobre etiquetas, la eficacia del lenguaje y esas cosas, arcoiris incluido.

    Solo me chirria una cosa, al igual que a Apache. Cuando el hombre se ha topado con algo nuevo, le ha puesto nombre. Pero no por la necesidad de darle existencia, sino por la necesidad de ir a contarselo corriendo a otro.

    Ayer me examiné de antropología, y entre mis apuntes se mencionaba a los kung (bosquimanos) y los hadza, de tanzania, como los poseedores del más antiguo y complejo grupo lingüistico, el joisán, que funciona a base de ¡chasquidos!. ¡Toma del frasco!

    Apache, te recomiendo que te leas esta entrada que tuvimos antaño https://eljuiciodeparis.wordpress.com/2008/12/28/los-valientes/

    Se estuvo ablando de todo esto, aunque ya no recuerdo si llegamos a algo je je.

  8. María said

    Alfredo de acuerdo contigo, pero si reflexionamos acerca de poner nombre o no… nos metemos en campo vedado. ¿cuándo has tenido tú la posibilidad de poner nombre a algo? Sí el lenguaje es arbitrario, pero ¿es arbitrario? Yo no he creado nombre sobre ninguna realidad de mi mundo, que árbol se llame árbol me ha venido impuesto…

  9. slumdar said

    Que dispendio señores, lo que aquí se aprende; y como yo no tengo referencia alguna de autor o algo que se le parezca también os doy mi visión, que aunque insignificante y anodina, en esencia es mía, personal pero sí transferible.
    En definitiva creo que el lenguaje es el ejercicio- y me refiero a ejercicio coma algo puramente físico- del pensamiento, y como tal, si mejor lo cuidamos, mejor y mas rico será ese pensamiento. Todas esas teorías probablemente tengan una base empírica implícitamente (supongo), pero sí tengo claro que la palabra es el único arma capaz de solventar los innumerables conflictos que hoy nos acometen, y que hacemos nosotros?, pues despreciarla de una forma además autoritaria, por ejemplo: “si no es como yo pienso no lo considero” o “eso es lo que hay” o “yo soy así, quien lo quiera bien y sino…”, son frases que oigo habitualmente y que consideramos correctas, pero nunca contemplamos la palabra “consenso” desde ese punto de vista. Si lo hiciéramos, si utilizáramos el lenguaje como algo propio pero delegable, no seria tan difícil la comunicación, creo??.
    Es curioso como la visión de esos distintos mundos, por mor del lenguaje, hacen que esta diversidad cultural en que vivimos nos aleje en la percepción exacta de las cosas. Es curioso como a veces me parece relacionar el ámbito que habitamos con el lenguaje, y veo como los sudamericanos hacen un uso del castellano, a mi modo de ver más rico, y me pregunto a que se debe. Porque ellos supuestamente no viven en el mismo mundo que nosotros en casi todos los niveles, sin embargo me da la impresión que, por termino medio son gente con una profundidad superior a la nuestra, y en eso como bien dice mi querido apache, tiene que ver el silencio, que una vez roto nos hace despertar del sueño o de la pesadilla.

  10. Don Alfredo said

    María, que tu o yo no hayamos puesto ningún nombre a la realidad no presupone que no haya gente que lo haya echo. El lenguaje es creación humana en reflejo de una realidad preexistente. Vamos digo yo..

    El lenguaje, creo que es muy diferente de la comunicación como tal. Mientras que el lenguaje es una herramienta magnifica de comunicación, la garantía de que esta comunicación se desarrolle de forma eficaz, depende enteramente de los sujetos que discuten. Pues yo creo que si hay buena voluntad, practicamente no encontramos conversación que no se pueda comprender. Lo dificil es quitarse del orgullo del “yo siempre tengo la razón”, como decía slumdar.

  11. Apache said

    Gracias por tu recomendación, Don Alfredo, la he leido y hay algo esencial: el aire, ¿te han dicho que existe o lo has descubierto? Hay que trascender el lenguaje, éste es un corsé y hay que darle la utilidad que tiene, pero hay que ir más allá. Si yo te conozco, María, me hago una idea sobre ti y para ello utilizo el lenguaje, que cristalizo en forma de pensamiento. Si no te vuelvo a ver hasta pasados 20 años, recurriré a lo que pienso sobre ti para situarte, pero tú en esos años habrás cambiado seguramente, con lo cual estaré usando algo rígido para relacionarme con lo que por naturaleza es cambiante, que es la vida misma. Hay que usar la rebeldía de que hablábamos en otra de las entradas para salir del condicionamiento del lenguaje. Por supuesto que éste es útil, es una de las mayores conquistas del ser humano, pero vayamos más allá.
    “Nadie se ha enborrachado por conocer intelectualmente la palabra vino”.
    ¿Sabes el problema del lenguaje? Que desgraciadamente nunca, nunca María, llegaré a conocerte, pues aquí solo se da la presencia del lenguaje, de la palabra. Si de verdad quisiera conocerte, ¿tendría que ir o no más allá?
    Un abrazo a todos.

  12. Apache said

    Precisamente, María, porque el lenguaje te ha venido impuesto, ¿no querrás ir más allá?…

  13. María said

    Claro que se quiere ir más allá, por eso estudio lo que estudio, porque quiero ir más allá. Pero estando de acuerdo con la mayoría de las cosas que decís todaía se me antoja una pregunta más ¿el lenguaje creación del hombre? Alfredo te discutiré siempre esto hasta el extremo, ya lo sabes.
    De acuerdo que el hombre tiene la capacidad de crear enunciados totalmente distintos, en todo momento, crear cosas nuevas, pero el Lenguaje con mayúsculas ¿invento, creación del hombre? Para los lingüístas de hoy, de este siglo está más claro el orígen divino del lenguaje que lo que tú estás diciendo. ¡Imagina!

  14. holemacanan said

    María, perdona la intromisión, pero me ha encantado tu entrada. Desde que la he leído, me ha venido a la cabeza este pasaje de Cien años de soledad, en el que los protagonistas intentan vencer la enfermedad del olvido:
    “Fue Aureliano quien concibió la fórmula que había de defenderlos durante varias meses de las evasiones de la memoria. La descubrió por casualidad. Insomne experto, por haber sido uno de las primeros, había aprendido a la perfección el arte de la platería. Un día estaba buscando el
    pequeño yunque que utilizaba para laminar los metales, y no recordó su nombre. Su padre se lo dijo: «tas». Aureliano escribió el nombre en un papel que pegó con goma en la base del yunquecito: tas. Así estuvo seguro de no olvidarlo en el futuro. No se le ocurrió que fuera aquella la primera manifestación del olvido, porque el objeto tenía un nombre difícil de recordar. Pero pocos días después descubrió que tenía dificultades para recordar casi todas las cosas del
    laboratorio. Entonces las marcó con el nombre respectivo, de modo que le bastaba con leer la inscripción para identificarlas. Cuando su padre le comunicó su alarma por haber olvidado hasta los hechos más impresionantes de su niñez, Aureliano le explicó su método, y José Arcadio Buendía lo puso en práctica en toda la casa y más tarde la impuso a todo el pueblo. Con un hisopo entintado marcó cada cosa con su nombre: mesa, silla, reloj, puerta, pared, cama, cacerola. Fue al corral y marcó los animales y las plantas: vaca, chivo, uerca, gallina, yuca, malanga, guineo. Poco a poco, estudiando las infinitas posibilidades del olvido, se dio cuenta de que podía llegar un día en que se reconocieran las cosas por sus inscripciones, pero no se recordara su utilidad. Entonces fue más explícito. El letrero que colgó en la cerviz de la vaca era
    una muestra ejemplar de la forma en que los habitantes de Macondo estaban dispuestas a luchar contra el olvido: Ésta es la vaca, hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche hay que herviría para mezclarla con el café y hacer café con leche. Así continuaron viviendo en una realidad escurridiza, momentáneamente capturada por las palabras, pero que había de fugarse sin remedio cuando olvidaran los valores de la letra escrita”.
    No sé si tiene algo que ver con lo que nos has dicho. Espero que sí. Si la respuesta es afirmativa, perfecto. Si no, bueno, siempre es buen momento para visitar la obra de García Márquez.
    Un saludo.

  15. Alfredo said

    Hombre, María, si ya es lenguaje con mayusculas… Te presento todos mis reparos. Eso es dar un salto a la trascendencia donde pierdo el sentido de lo que queremos decir con Lenguaje. ¿Alguien lo sabe?

    Holemacanan, me encanta la cita, creo que me animare a leerme esa obrita de García Márquez

  16. nacho78 said

    OBRITAAAAA??????? En fin… ahí le has dao Hole.

  17. María said

    Hole, perfectísima tu aportación. Me encanta Marquez porque es mágico, ¡Viva el lenguaje y viva la literatura! Me encanta que se saquen ejemplos literarios porque recogen la vida entera. Muchísimas gracias.
    Alfredo vamso a ponernos de acuerdo en una cosa. El Lenguaje es la capacidad (innata) para comunicarse, especialmente por medio de sonidos.
    La lengua es la plasmación del lenguaje en la sociedad.
    Hay que tener en cuenta en que nada de estas dos cosas podemos estudiarlas porque son abstractas, así que todo lo que decimos está en el campo de la abstracción. Quiero decir con esto que no hay una verdad acerca del lenguaje, solo hay aportaciones, porque gracias a Dios, y lo repito, GRACIAS, el lenguaje, la lengua y el mundo de las letras, no son una ciencia exacta.

  18. Dani said

    Yo pienso que el lenguaje, ciertamente, es pura subjetividad. Es posible que exista una objetividad, pero no lo es menos que nos es imposible llegar a ella, a esa supuesta objetividad. Mientras exista más de una persona, existirá más de un mundo. Cada uno de ellos complejísimo. La realidad puede existir, pero sólo podremos conocer nuestro propio mundo. Se puede parecer al otro, pero sigue siendo otro

  19. María said

    Dani cariño eres el mejor, sin duda. Espero que tu mundo se parezca aunque sea un poco al mío porque si no….¡estamos averiados! ¿O se puede compartir mundo?

  20. nacho78 said

    La teoría que citas María en la entrada, pues estoy de acuerdo, claro que cada lenguaje condiciona, pero me parce radical e irreal la idea de que cada lenguaje implique un universo distinto, ya dije una vez que esta teoría se ha aplicado a la Historia y ha dado como resultado…

    que la Historia no existe o más bien que carece de toda consistencia que no sea la meramente lingüística: el Universo humano como un Texto y su relato a través del tiempo como una mera interpretación de esos textos para al final acabar dando lugar… a otro texto. El subjetivismo llevado hasta el extremo del absurdo, en mi opinión.

    Yo me apunto al bando iusnaturalista y diré que todos los humanos nacemos con unas ideas innatas, luego tenemos nuestras percepciones, y experiencias, y el lenguaje es un vehículo, una convención para expresarlas, y si no se puede expresar en un idioma común siempre se podrá hacer aproximación por traducción. Y si existe la incomunicación dudo que sea culpa del lenguaje en sí mismo.

    En resumen, el lenguaje al servicio del Hombre y no el Hombre atrapado por el lenguaje.

  21. Dani said

    Lo siento Nacho, pero esa subjetividad existe. Yo creo que no hay que hablar de “Historia” -esos es otra cosa-, hay que hablar de historiografía.
    Lo que se escribe de un cierto fenómeno en un momento determinado será muy diferente a lo que se escriba 30 o 40 años después, o a lo que se escribió 30 o 40 años antes. Y se puede hacer con las mismas fuentes.
    La historia se escribe desdde el presente. Eso es inevitable. Pero a la vez, eso es lo que me apasiona del mundo en el que estoy metido. Por eso la historiografía nunca estará agotada.

    Otra cosa. No hablabamos de lengua, sino de lenguaje

  22. María said

    Esa aclaración es mportante, la lengua no es el lenguaje, hay que distinguirlo

  23. nacho78 said

    La subjetividad existe Dani, no he dicho que no pero ¿hasta el punto de implicar una teoría de la Historiografía (acepto la corrección en el término) como la que exponía (la Historiografía como Textos sobre Textos sobre Textos)? Esa es la pregunta que quería hacer.

    Y luego, pues a mí sí me apreció que hablabáis de lengua (idioma) cuando os referiais a los esquimales o a los bosquimanos (Alfredo, más arriba).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: