Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

La tierra giró

Posted by rayuelo en 12 enero 2009

La tierra giró para acercarnos,
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño,
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.

 

En la película “21 gramos” (2003), de Alejandro González Iñárritu, el protagonista (encarnado en Sean Penn) recita las tres primeras líneas de este poema a Naomi Watts y esta se queda patidifusa: ha muerto su marido y el corazón que donó éste lo lleva en ese momento el hombre que recita esos versos. Ella lo desconoce en ese instante. Él es un matemático que todo lo relaciona con los números…

Hasta la poesía.

Estos versos son del venezolano Eugenio Montejo, que murió en Madrid, por cierto. Esconden, como toda poesía, verdad, misterio y admiración. A mí me retuerce saber que un día, cualquier día, la tierra girará en mi interior.

Anuncios

4 comentarios to “La tierra giró”

  1. María said

    Me gusta el poema, y tengo ganas de ver 21 gramos desde hace tiempo, sobre todo porque he visto amores perros y Babel, esta última una de las mejores películas que visto sin duda, y con mucho que comentar.
    El matemático lo relaciona todo con los números, ¿acaso nosotros no? Todo se mueve con números (lo dice alguien de letras), y esos números forman parte de una fórmula que da lugar al mundo, al mundo que se retuerce todos los días dentro de nosotros porque nos muestra que somos limitados, y como dice el poema, no cesó de girar ni un momento… ¡Hay que ver cuántas veces tratamos de parar ese mundo! Si por mi fuera lo frenaría en muchos instantes que sin yo quererlo pasan…
    A veces el movimiento es nuestro enemigo, mio lo es porque me presenta la muerte, la muerte de cada instante que pasa, se acaba y muere…

  2. Dani said

    Lo siento muchachos, pero a mi me gusta el movimiento. El movimiento nos agobia por que hace que lo que antes era ya no sea y provoca en el hombre una de las cosas más apasionantes que existe: el deseo de infinito. Es el movimiento que se da en el hombre como reacción al movimiento propiamente dicho. Para algunos es desesperante, pero se trata de la esncia misma del hombre: buscar, buscar y buscar. Moverse para vencer a ese mismo movimientos. Situación desesperante para todos en algún momento de nuestra vida.
    A lo mejor mientras buscas te encuentras con algo o alguien que se ha acercado sin darte tú cuenta.

  3. rayuelo said

    Es que a quien no le guste el movimiento supongo yo que acabará suicidándose.

    Esta entrada es una entrada de AMOR. Este poema es un poema de AMOR. Nada de sufrimientos: esa era la idea. Todo está escrito desde siempre y quien se junta porque las circunstancias o el insaciable deseo de buscar le ponen en tal sitio a tal hora todo se lo debe a causas tan extrañas a veces…

    Es un poema que habla del movimiento pero que para el tiempo mientras se lee. Todo está hecho y la tierra se mueve porque no le queda otra. Y nosotros igual. Nos movemos a abrazarnos.

    Cambiando de tercio: “21 gramos” es la peor de la trilogía de Iñárritu, María. junto con las otras dos que has nombrado. No quiere decir que sea mala, sino que es pretenciosa y a veces demasiado fría.

  4. Dani said

    Amén David.
    Siento haberme desviado por el tema del tiempo. Lo que quería decir con lo del movimiento y la búsqueda es precisamente eso, que se acaba llegando al amor. Amigos, suena cursi, el amor es lo único que podrá salvar el mundo. Pero no digo un amor cualquiera, sino el amor, que conlleva también el amor al enemigo. En la entrada anterior hemos acabado hablando de guerras o de lo despiadado que puede llegar a ser el hombre incluso pretendiéndo enriquecerse a costa del sufrimiento ajeno. ¿Qué nos queda al ver la condición humana?¿Sólo queda el pesimismo? Yo creo que queda el amor, solo el amor al enemigo puede salvar el mundo.
    Siento si me he vuelto a desviar del tema de la entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: