Los placeres y los días

Es un grito y nadie puede oirlo, solo tú…

Mafias

Posted by rayuelo en 17 diciembre 2008

El cobrador cerró la puerta, el autobús arrancó con un fragor de chatarra. El último vistazo que el cobrador echó a la plaza captó al hombre vestido de oscuro que llegaba corriendo; el cobrador le dijo al conductor “un momento” y abrió la puerta del autobús con éste en marcha. Se oyeron dos disparos desgarrados: el hombre vestido de oscuro, justo cuando iba a saltar al estribo, quedó suspendido por un instante como si una mano le estuviera sujetando de los pelos por detrás; se le cayo la cartera de las manos y, lentamente, sobre la cartera, se desplomó.

El cobrador blasfemó: se le había vuelto la cara de azufre, temblaba… En el autobús nadie se movió, el conductor estaba petrificado, la mano derecha sobre la palanca del freno y la izquierda en el volante. El cobrador miró a todas aquellas caras que parecían caras de ciegos, sin mirada; y dijo: “le han matado”. Volvió a blasfemar…

 

 

La novela “El día de la lechuza”(1961) de Leonardo Sciascia supone una complicidad entre el poder y la mafia en un pueblo siciliano. Sciascia, siciliano e hiperculto, sabía perfectamente que mientras ésto sucediera el problema no acabaría jamás. Referente moral sin ninguna duda además de excepcional periodista, murió en 1989 en Milán.

 

A mí la Mafia y ETA me resultan muy, muy coincidentes: amedrentan, extorsionan y matan. También tienen el respaldo (por miedo o vete tú a saber por qué) de algunas autoridades y de políticos. Pero hay una cosa que las diferencia: los mafiosos saben perfectamente que son delincuentes y criminales, ETA piensa que es la salvadora del mundo.

 

Os dejo un enlace, de un artículo de Enric González; un gran periodista de El País. Leedlo…

 

http://www.elpais.com/articulo/panorama/duda/ofende/elpepusocdgm/20071104elpdmgpan_7/Tes

Anuncios

5 comentarios to “Mafias”

  1. Juan said

    Para mí hay dos motivos para coger un arma y liarse la manta a la cabeza. El primero es la necesidad de pertenecer a ALGO que todo hombre o mujer lleva dentro; la necesidad de sentirse aceptado. Y la segunda es creer sinceramente que no hay otra manera de hacer las cosas; esto es el lavado de cabeza y es algo muy sencillo de llevar a cabo. Lo vemos estupendamente en la película “La Ola” que no es nada del otro mundo pero que deja ver claramente el punto en que la persona es anulada en virtud de una masa controlada por un líder.

    El individuo es racional, pero cuando se adscribe a la masa, torna inmediatamente hacia lo irracional. Y si no, echemos un vistazo a las aficiones de los equipos de fútbol. Las más de las veces van llevados como si fueran bestias por las autoridades por que como les dejen sueltos se lían a pedradas. Estos mismos el lunes vuelven a la oficina a rellenar impresos.

    Es tentador pensar que se trata de un problema de suerte, o por lo menos de azar. No es lo mismo nacer en Paquistán que en Philadelphia y un malagueño malamente abrazará la causa vasca. ¿Cuál es, entonces, la libertad del hombre? ¿Es posible escapar de la circunstancia que nos envuelve?¿Qué responsabilidad tiene la persona de haber

  2. rayuelo said

    Juan, creo que tu comentario no salió completo…

  3. rayuelo said

    De todas las maneras comprendo de lo que hablas y comprendo que el significado de libertad sea confuso, cuando esta palabra, libertad, tiene difícil definición.

    Freud en su ensayo “Psicología de las masas” previene, tras la I Guerra Mundial, de lo peligroso que pueden ser grupos de personas donde el alma individual quede reducida a simple borregueo.

    En un grupo fuertemente estructurado la persona se encuentra agusto pero deja de lado otras muchas facetas individuales (que no individualistas): “su efectividad queda extraordinariamente intensificaday, en cambio, notablemente limitada su capacidad intelectual”. Freud, que en esto de poner nombres era un hacha, lo llama “sugestión”.

    En un grupo fuertemente sugestivo el lavado de cerebro del que hablas es seguro, quizá lento, pero es inevitable.

    La libertad, pues, si se le puede llamar de alguna manera, una responsabilidad.

  4. A estas alturas nadie puede sostener que la mafia no existe. Pero cuando Sciascia publicó en 1962 este libro valiente la cosa no era así. Los diálogos son buenísimos, las elipsis inteligentes y todo está contado con intensidad y pulcritud. ¿La justicia es un espejismo?

  5. rayuelo said

    Gracias Javier Cercas Rueda, por un momento creí que eras el escritor… jejeje. Me ha gustado tu página, que, por otra parte, es parecida en contenidos a este modestísimo blog aunque he visto que la tuya está muy centrada en literatura contemporánea que, quizá, es el punto flojo de este espacio.

    Por lo demás comentar lo de la conciencia de la existencia o no de las cosas o instituciones es algo fundamental, como dejas caer. SE NECESITAN PERSONAS VALIENTES COMO SCIASCIA PARA SACARNOS DE ERRORES. Para mí fue, además de valiente y providente, un auténtico visionario. LA JUSTICIA, para muchos, ES MENOS QUE UN ESPEJISMO porque ni siquiera saben que eso existe y no lo pueden ni imaginar: así están las cosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: